Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

ATENCIÓN, IMÁGENES DE HERIDOS O MUERTOS. Un soldado cubre un cadáver tras una explosión en Quetta, Pakistán. 23 de junio de 2017. Un coche bomba causó al menos 13 muertos en la ciudad paquistaní de Quetta y otras dos explosiones dejaron al menos 15 muertos en la localidad norteña de Parachinar, cerca de la frontera con Afganistán, dijeron funcionarios. REUTERS/Naseer Ahmed

(reuters_tickers)

Por Gul Yusufzai y Javed Hussain

(Reuters) - Un coche bomba causó al menos 13 muertos en la ciudad paquistaní de Quetta y otras dos explosiones dejaron al menos 15 muertos en la localidad norteña de Parachinar, cerca de la frontera con Afganistán, dijeron funcionarios.

Siete oficiales murieron en el ataque en Quetta, que ocurrió cuando la policía detuvo al automóvil para inspeccionarlo en un punto de control. El director general de la policía de la provincia de Baluchistán, de la que Quetta es capital, dijo a Reuters que el atacante detonó el coche lleno de explosivos.

Al menos 13 cuerpos llegaron al hospital, además de 19 personas heridas, dijo Wasim Baig, portavoz del Hospital Civil de Quetta, que se encuentra a unos 100 kilómetros al este de Afganistán. Nueve funcionarios de seguridad estaban entre los heridos, dijo Fareed Sumalan, médico del centro asistencial.

El grupo Jamaat ur Ahrar, una ramificación de los talibanes paquistaníes, se adjudicó la responsabilidad del ataque en un mensaje enviado a Reuters a través de su portavoz, Asad Mansur: "Nuestros ataques continuarán hasta que el verdadero sistema sharia (ley islámica) esté vigente en Pakistán".

Estado Islámico (EI) también se responsabilizó del ataque en un mensaje enviado a periodistas. Jamaat ur Ahrar y EI se han adjudicado conjuntamente atentados previos en Pakistán.

La provincia de Baluchistán ha estado plagada de episodios de violencia por años. Rebeldes separatistas luchan contra fuerzas del Gobierno, al mismo tiempo que talibanes y otros grupos extremistas operan en la zona. Baluchistán es además núcleo de un grupo de proyectos energéticos y de infraestructura chinos en Pakistán valorados en 57.000 millones de dólares.

A varios kilómetros al noreste, al menos 15 personas murieron tras dos explosiones con tres minutos de diferencia en un mercado en la localidad de Parachinar, cerca de la frontera con Afganistán, dijeron funcionarios gubernamentales a Reuters.

Muchas personas estaban en el mercado comprando alimentos para la cena con la que los musulmanes cortan el ayuno diario durante el mes del Ramadán, que culmina este fin de semana. Hasta el momento ningún grupo se había adjudicado las explosiones en Parachinar.

(Reporte adicional de Saad Sayeed en Islamabad, Saud Mehsud en Dera Ismial Khan y Jibran Ahmed en Peshawar; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters