Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajadores descargan carne de un camión en Sao Paulo, Brasil. 03/06/2015.Un grupo de legisladores estadounidenses y defensores de la seguridad alimentaria presionan al gobierno federal para que se sume a otras naciones que han prohibido los envíos de carne cruda de Brasil por un escándalo de corrupción en el sector. REUTERS/Paulo Whitaker

(reuters_tickers)

Por Tom Polansek

CHICAGO (Reuters) - Un grupo de legisladores estadounidenses y defensores de la seguridad alimentaria presionan al gobierno federal para que se sume a otras naciones que han prohibido los envíos de carne cruda de Brasil por un escándalo de corrupción en el sector.

Estados Unidos empezó a analizar toda la carne procedente de Brasil en busca de patógenos, pero las organizaciones agrícolas creen que hay que actuar de forma más contundente para proteger el suministro, ya que en su opinión los consumidores son menos capaces de elegir la carne que compran tras eliminarse las leyes que exigían etiquetar la carne con su procedencia.

Una serie de importantes compradores de carne suspendió sus importaciones después de que la Policía Federal brasileña desveló el 17 de marzo una investigación sobre supuestos pagos a funcionarios de salud gubernamentales por parte de compañías procesadoras de carne para que aprobaran las inspecciones y encubrir irregularidades higiénicas.

Si Estados Unidos no sigue el ejemplo de estos países, "los consumidores que quieran evitar los productos brasileños deberán evitar todos los productos", dijo Bill Bullard, presidente ejecutivo del grupo de productores de ganado R-CALF USA.

Los legisladores estadounidenses eliminaron las leyes de etiquetado -conocidas como COOL- en 2015 para evitar más de 1.000 millones de dólares en sanciones comerciales por parte de México y Canadá, miembros del tratado comercial TLCAN. El año pasado, Estados Unidos comenzó a permitir la entrada de carne cruda de Brasil tras una prohibición por preocupaciones sobre fiebre aftosa en el ganado.

Una caja de carne importada de Brasil estaría etiquetada ahora como procedente del país sudamericano si fuera vendida a los consumidores en su empaque original, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). No obstante, no sería etiquetada si es reempaquetada o reprocesada, indicó la agencia.

La carne procedente de Brasil suele ser reprocesada en instalaciones estadounidenses, donde se reutiliza en productos como carne picada, fiambre, comida congelada o rápida, según el North American Meat Institute, que representa a los envasadores de carne estadounidenses.

La prohibición de las importaciones de carne brasileña por parte de la USDA sería un nuevo revés para la reputación de la industria del país sudamericano, aunque Estados Unidos no es uno de los principales consumidores.

(Reporte adicional de Gustavo Bonato en Sao Paulo; editado en español por Carlos Serrano. LEA)

Reuters