Reuters internacional

En la imagen, un policía australiano de pie junto a vehículos de emergencias en el lugar de los hechos en Melbourne, el 5 de junio de 2017. El primer ministro australiano Malcolm Turnbull dijo el martes que la policía está investigando un asedio mortal en Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, como un "acto de terrorismo" después de que Estado Islámico reivindicó que uno de sus combatientes era el autor armado del ataque. AAP/Christine McGinn/via REUTERS

(reuters_tickers)

MELBOURNE (Reuters) - El primer ministro australiano Malcolm Turnbull dijo el martes que la policía está investigando un asedio mortal en Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, como un "acto de terrorismo" después de que Estado Islámico reivindicó que uno de sus combatientes era el autor armado del ataque.

La policía abatió a Yacqub Khayre el lunes después de que el individuo mató a otro hombre en el vestíbulo de un bloque de apartamentos en Melbourne, donde retenía también a una mujer.

Funcionarios de alto rango confirmaron que Khayre, de origen somalí, había sido absuelto de un plan para atacar una base del Ejército en Sídney en el 2009 y estaba en libertad condicional por un robo violento en el momento del asedio del lunes.

"Este ataque terrorista de un criminal conocido, un hombre que fue recientemente puesto en libertad condicional, es un crimen escandaloso y cobarde", dijo el primer ministro Malcolm Turnbull a periodistas en la capital, Canberra.

"Es un ataque terrorista y subraya la necesidad de que permanezcamos constantemente vigilantes, que nunca debemos ser disuadidos, siempre desafiantes, ante el terrorismo islamista", añadió.

La agencia de noticias Amaq, que usó el EI para reclamar la autoría del asedio mortal, dijo que el ataque fue lanzado por la participación de Australia a una coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el grupo miliciano en Siria e Irak.

La policía dijo que está investigando si Khayre tenía vínculos establecidos con Estado Islámico.

(Información de Sonali Paul y Melanie Burton. Traducido por la Redacción de Madrid; editado por Carlos Aliaga vía Mesa Santiago)

Reuters

 Reuters internacional