Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Fiscal General de Estados Unidos, Jeff Sessions, observa durante una conferencia de prensa en la que fue anunciado el cierre de mercado web negro AlphaBay, en el Departamento de Justicia en Washington, EEUU, 20 de julio de 2017. REUTERS/Aaron P. Bernstein

(reuters_tickers)

Por Nelson Rentería

SAN SALVADOR/WASHINGTON (Reuters) - El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, analizará con homólogos centroamericanos estrategias conjuntas para combatir las pandillas criminales que operan en varios países de la región, dijo el jueves el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

La visita a San Salvador, que se extenderá hasta el viernes, coincide con especulaciones sobre el futuro de Sessions en su puesto tras duras críticas del presidente Donald Trump por recusarse en una investigación federal por una posible colusión entre su equipo de campaña y Rusia.

La violencia en El Salvador y otros países centroamericanos como Honduras y Guatemala es uno de los principales motivos para que decenas de miles de personas decidan emigrar cada año, la mayoría hacia el norte atravesando México para llegar a Estados Unidos.

"(Sessions) nos compartió que el día de mañana el presidente Trump hará algún anuncio y visitará a algunas de las víctimas de este grupo pandilleril que ha estado operando en los Estados Unidos", dijo Martínez tras la reunión con el funcionario estadounidense, en referencia a la pandilla Mara Salvatrucha.

"Lo que decidimos fue incrementar la cooperación, compartir aún más información para seguir golpeando tanto a las pandillas, como también al crimen organizado transnacional", agregó.

Sessions, quien se ha referido a la Mara Salvatrucha (MS-13) como una amenaza para la seguridad pública de Estados Unidos, se reunió con el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y el viernes lo hará con los fiscales de ese país, Guatemala y Honduras.

De acuerdo a declaraciones previas del Departamento de Justicia estadounidense en Washington, Sessions celebró la decisión de los fiscales de El Salvador de acusar a 113 miembros de la banda Mara Salvatrucha (MS-13).

Las pandillas o maras fueron creadas por comunidades de inmigrantes en Estados Unidos en la década de 1980 y luego se propagaron por Centroamérica a través de las deportaciones convirtiéndose en grupos criminales trasnacionales.

Actualmente, la Mara Salvatrucha y su principal rival, Barrio 18, cuentan con decenas de miles de miembros y pelean por el control de la extorsión, el narcomenudeo y el sicariato en sus territorios en El Salvador, Guatemala y Honduras, haciendo de la región una de las más violentas del mundo.

(Reporte adicional de David Alexander y Ayesha Rascoe en Washington, editado por Enrique Andrés Pretel y Silene Ramírez)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters