Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El gobernador del Banco de Japón (BOJ), Haruhiko Kuroda, asiste a una conferencia de prensa en la sede de BoJ en Tokio, Japón. 16 de junio de 2017. REUTERS / Toru Hanai

(reuters_tickers)

Por Leika Kihara

TOKIO (Reuters) - El Banco de Japón (BoJ) ofreció su perspectiva más optimista en más de una década sobre las economías regionales del país gracias a sólidas exportaciones y consumo privado, y resaltó su convicción de que una recuperación firme está cobrando impulso.

No obstante, el gobernador del BoJ reiteró su determinación de mantener una política monetaria ultraexpansiva hasta que la inflación se estabilice sobre el objetivo de 2 por ciento, señal de que el central no aplicará una pronta retracción del estímulo, como sus pares de Estados Unidos y Europa.

"La economía de Japón seguiría expandiéndose moderadamente", dijo Haruhiko Kuroda el lunes, en una reunión trimestral de los administradores de los bancos centrales regionales japoneses.

En un reporte trimestral sobre las áreas del país, el BoJ revisó al alza su evaluación para cinco de nueve regiones y mantuvo una perspectiva optimista para las otras cuatro.

El texto indicó que seis economías regionales se están "expandiendo moderadamente" o "avanzando hacia una expansión moderada"; la primera vez que el BoJ usa esos términos para referirse a tantas regiones desde que comenzó a compilar el informe, en abril del 2005.

La evaluación positiva llegó pese a datos publicados previamente en el día que mostraron que los pedidos de maquinaria bajaron inesperadamente en mayo, lo que generó dudas sobre la fortaleza de la economía japonesa.

El reporte de las economías regionales estará entre los factores que el BoJ tendrá en cuenta la próxima semana al revisar la tasa de interés, en una reunión en la que también emitirá nuevas proyecciones trimestrales de crecimiento e inflación.

En las últimas dos semanas, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y el Banco de Canadá viraron hacia posturas de ajuste, lo que sugiere que la era del dinero barato está cerca de terminar. La Reserva Federal ya subió las tasas de interés dos veces este año y lo haría una vez más antes del final del 2017 pero Japón se ve lejos de esas posturas.

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Reuters