Reuters internacional

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, asiste a una conferencia de prensa en la sede de la entidad en Tokio, Japón, 16 de junio del 2017. El Banco de Japón mantuvo su política monetaria sin cambios el viernes y mejoró su evaluación del consumo privado y el crecimiento en el extranjero, en una señal de que cree que la recuperación está cobrando impulso. REUTERS/Toru Hanai

(reuters_tickers)

Por Leika Kihara y Stanley White

TOKIO (Reuters) - El Banco de Japón mantuvo su política monetaria sin cambios el viernes y mejoró su evaluación del consumo privado y el crecimiento en el extranjero, en una señal de que cree que la recuperación está cobrando impulso.

Pero el gobernador del Banco de Japón (BoJ, por su sigla en inglés), Haruhiko Kuroda, aseguró que la entidad seguirá estando muy por detrás de la Reserva Federal de Estados Unidos respecto a una salida de su programa de estímulo, con la inflación lejos de su objetivo de un 2 por ciento.

"Hay cierta distancia para lograr una inflación de un 2 por ciento, por lo que es inapropiado decir ahora específicamente cómo vamos a salir de nuestra política monetaria ultralaxa, y cómo eso podría afectar la salud financiera del BoJ", declaró Kuroda en una conferencia de prensa.

"Establecer simulaciones específicas ahora sólo crearía confusión. Debatiremos una estrategia de salida sólo después de que se alcance la inflación de un 2 por ciento y el crecimiento de los precios se mantenga estable", agregó.

Como se esperaba ampliamente, el BoJ mantuvo su promesa de guiar las tasas de interés a corto plazo a menos 0,1 por ciento y el rendimiento de los bonos del Gobierno japonés a 10 años en torno al cero por ciento.

El banco central también dejó sin cambios su compromiso de aumentar sus tenencias de bonos a un ritmo anual de 80 billones de yenes (729.330 millones de dólares).

"El consumo privado ha aumentado su resistencia en un contexto de mejora constante en la situación de empleo e ingresos", dijo el BoJ en un comunicado donde anunció la decisión de política monetaria.

La declaración del viernes ofreció una visión más optimista que la de la reunión anterior de abril, cuando el BoJ dijo que el consumo era "resistente".

(Reporte adicional de Tetsushi Kajimoto y Kaori Kaneko. Editado en español por Carlos Aliaga)

Reuters

 Reuters internacional