Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Funcionaria trabaja frente al logo de Odebrecht, en la sede de la compañía, en Sao Paulo, Brasil. 17/04/2017. Los bancos brasileños están aumentando la presión sobre el conglomerado Odebrecht SA para que ponga en orden sus asuntos luego de meses de tratar a la compañía con cuidado por temor a que su colapso pudiera afectar sus balances, dijeron fuentes. REUTERS/Nacho Doce

(reuters_tickers)

Por Tatiana Bautzer y Guillermo Parra-Bernal

SAO PAULO, 15 mayo (Reuters) - Los bancos brasileños están aumentando la presión sobre el conglomerado Odebrecht SA para que ponga en orden sus asuntos luego de meses de tratar a la compañía con cuidado por temor a que su colapso pudiera afectar sus balances, dijeron fuentes.

Odebrecht acordó acelerar la oferta de activos como parte de un acuerdo con sus acreedores para permitir que conserve 800 millones de dólares de la venta de su unidad de agua y residuos, suficiente para financiar sus necesidades de efectivo por dos años, según varias fuentes involucrados en las negociaciones.

El conglomerado también acordó entregar a los acreedores todos los dividendos de la unidad petroquímica Braskem SA, y colocar más activos como garantía para los préstamos en renegociación, dijo las fuentes, que pidieron no ser identificadas porque los términos del trato con los acreedores no se hicieron públicos.

"Todas las partes estuvieron de acuerdo en que las medidas para resolver este drama de una vez por todas deben ser tomadas con cuidado, pero rápidamente", dijo una de las personas involucradas.

El acuerdo muestra cómo los bancos que controlan gran parte de la deuda de Odebrecht por 76.000 millones de reales (24.340 millones de dólares) están siendo cada vez más firmes.

En parte, la nueva confianza de los prestamistas surge de un acuerdo negociado que Odebrecht firmó en diciembre con fiscales estadounidenses, brasileños y suizos, que trazó una línea bajo los principales riesgos legales para el grupo.

Odebrecht y Braskem admitieron haber sobornado a funcionarios en 12 países, en su mayoría latinoamericanos, y acordaron pagar 3.500 millones de dólares en multas a cambio de no ser procesados.

Los prestamistas también sienten que han dado tiempo suficiente a Odebrecht y han lidiado con otros dolores de cabeza en su cartera de crédito durante el último año, lo que les da un mayor margen de maniobra.

"Ahora que el acuerdo de clemencia es una realidad, creemos que Odebrecht puede reducir los activos y pasivos a un ritmo más rápido", dijo un banquero senior.

(Reporte adicional de Brad Brooks en Sao Paulo. Editado en español por Carlos Aliaga)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters