Por Elizabeth Piper y Kylie MacLellan

1 oct (Reuters) - El primer ministro británico, Boris Johnson, lanzó nuevas propuestas el martes para un acuerdo enmendado de Brexit que eliminaría la disputada política de garantías para la frontera irlandesa, pero funcionarios de la Unión Europea sonaron escépticos ante la posibilidad de lograr avances.

Más de tres años después de la crisis desatada por el referendo de 2016, Reino Unido se acerca a la fecha límite del 31 de octubre sin que termine de aclararse si saldrá de forma pactada, sin acuerdo o, incluso, si llegará a salir finalmente.

Sin embargo, en medio de la fatiga que genera ya el proceso de adiós británico en las capitales europeas, incluso entre los aliados más tradicionales de Londres, un diplomático del bloque calificó la iniciativa como una estrategia "kamikaze" de Brexit.

Otro afirmó sin rodeos que sería difícil sellar un nuevo acuerdo de forma rápida si Londres exige cambios sustanciales.

"Creemos que hay un buen camino a seguir", dijo Johnson, quien ha prometido cumplir con el Brexit -con o sin acuerdo- el 31 de octubre. Se espera que las propuestas sean enviadas a la UE el miércoles o el jueves.

"Estamos trabajando a tope para lograr un acuerdo", afirmó Johnson, al tiempo que rechazó las especulaciones que indican que en realidad no quiere un pacto. "Eso es totalmente falso. Debo subrayar que es una inversión absoluta de la realidad".

Johnson dice que, si es posible, quiere asegurar un acuerdo modificado en una cumbre de la UE los días 17 y 18 de octubre, y que ambas partes están interesadas en un pacto que permita un Brexit ordenado. Muchos diplomáticos de la UE dudan que sea posible avanzar antes de la cumbre.

"Estamos sentados aquí todos los días dispuestos a negociar. La manera 'kamikaze' en que está siendo tratado esto por el gobierno británico no es algo que hayamos elegido", dijo un diplomático del bloque.

Otro afirmó que un movimiento de "media pulgada" desde la actual propuesta para mantener abierta la sensible frontera entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte complicaría la consecución de un acuerdo.

La libra esterlina cayó a un mínimo de tres semanas de 1,2256 dólares. No se conocieron detalles de las propuestas, aunque un funcionario británico dijo que serán publicadas.

(Reporte adicional de Kate Holton y Andy Bruce en Londres, John Chalmers, Gabriela Baczynska y Jan Strupczewski en Bruaselas; escrito por William James y Guy Faulconbridge; Editado en Español por Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes