Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo de Oxfam en una de sus sedes en Londres, feb 13, 2018. REUTERS/Simon Dawson

(reuters_tickers)

Por Alistair Smout

LONDRES (Reuters) - La organización británica de ayuda humanitaria Oxfam enfrentaba más presiones el martes después de que una exempleada dijo que se habían ignorado sus preocupaciones sobre "una cultura de abuso sexual" que involucra a trabajadores humanitarios en algunas oficinas de la organización.

Helen Evans, quien estuvo a cargo de investigar acusaciones contra personal de Oxfam entre 2012 y 2015, dijo al Canal 4 de televisión que los casos de abusos que había oído incluían a una mujer que fue coercionada para tener sexo a cambio de ayuda.

Otra involucraba un ataque contra una voluntaria adolescente por parte de un miembro del personal en un local de caridad en Reino Unido, aseguró.

Un sondeo a personal de Oxfam en tres países, incluyendo a Sudán del Sur, mostró que alrededor de un 10 por ciento del personal había sido agredido sexualmente y otros fueron testigos o sufrieron de violaciones o intento de violación por parte de colegas, agregó.

Evans, que encabezaba la sección de "resguardo a la seguridad" responsable de proteger al personal y a las personas que trabajan con Oxfam, habló de la frustración de que sus llamados a dar más respaldo a su equipo no se hayan tomado con la seriedad suficiente.

"Me esfuerzo por entender por qué no respondieron de inmediato a ese llamado por recursos adicionales", afirmó en una entrevista emitida el lunes por la noche por el Canal 4.

Oxfam, una de las organizaciones no gubernamentales más conocidas del mundo y con programas de ayuda en operación en todo el mundo, está bajo amenaza de perder su financiamiento del Gobierno británico por acusaciones de conductas sexuales inapropiadas entre algunos de sus miembros.

Al ser consultado sobre las acusaciones de Evans, Oxfam dijo que su trabajo había llevado a la organización a tomar medidas concretas para mejorar la forma en que lidia con temas de "resguardo a la seguridad".

"Lamentamos no haber actuado respecto a las preocupaciones de Helen mucho más rápido y con más recursos", declaró Oxfam en un comunicado.

"Hemos duplicado el número de personas a cuatro en nuestro equipo dedicado al resguardo de la seguridad y estamos en proceso de reclutar a dos miembros adicionales", agregó la organización.

La subdirectora de Oxfam renunció el lunes por lo que dijo que había sido el fracaso por parte de la entidad para responder a acusaciones pasadas de mala conducta sexual por parte de su personal en Haití y Chad.

El escándalo está aumentando hasta convertirse en una crisis más amplia para el sector británico de ayuda humanitaria, al dar respaldo a críticos del gobernante Partido Conservador, que han argumentado que el Gobierno debería reducir el gasto en ayuda para favorecer prioridades domésticas.

(Reporte de Alistair Smout; escrito por William Schomberg. Editado en español por Patricio Abusleme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters