Reuters internacional

El candidato presidencial de la centroderecha francesa, Francois Fillon, asiste a un mitin de campaña en Toulon, Francia. 31 de marzo 2017. El candidato presidencial francés François Fillon, que tiene pocas posibilidades de ganar tras verse involucrado en un escándalo financiero, dijo el lunes que si fuera elegido ordenaría una pesquisa parlamentaria sobre el actual mandatario, François Hollande, por supuesta interferencia en la justicia. REUTERS/Philippe Laurenson

(reuters_tickers)

PARÍS (Reuters) - El candidato presidencial francés François Fillon, que tiene pocas posibilidades de ganar tras verse involucrado en un escándalo financiero, dijo el lunes que si fuera elegido ordenaría una pesquisa parlamentaria sobre el actual mandatario, François Hollande, por supuesta interferencia en la justicia.

Los sondeos muestran que las preferencias por el ex primer ministro conservador y otrora favorito para ganar la elección se han desplomado desde que se conocieron acusaciones de que habría pagado a su esposa e hijos cientos de miles de euros con dinero de las arcas públicas por un trabajo mínimo.

Aunque algunas encuestas muestran que una leve recuperación en su respaldo público a menos de tres semanas de la primera vuelta del 23 de abril, está bastante por debajo de la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, y del centrista independiente Emmanuel Macron, que pasarían a segunda vuelta el 7 de mayo.

Fillon, de 63 años y quien está siendo investigado por las acusaciones sobre los empleos y un regalo de trajes caros, insiste en su inocencia.

"Si tuviera la más mínima duda sobre mi culpabilidad, no sería candidato en la elección presidencial", declaró a BFM TV. Agregó que es víctima de "manipulación" y que cree que su caso está siendo seguido de cerca "por las más altas autoridades".

También se retractó de acusaciones previas de que Hollande, un presidente socialista que no se presentará a la reelección, había dirigido personalmente una campaña de difamación en su contra, pues no puede probarlo.

Sin embargo, sostuvo que los fiscales deberían abrir una investigación sobre acusaciones presentadas por dos periodistas en un libro del semanario satírico Le Canard Enchaine acerca de que Hollande habría solicitado escuchas telefónicas a miembros del poder judicial.

El despacho de Hollande rechazó las acusaciones y negó haber interferido con el sistema judicial.

(Reporte adicional de Michel Rose. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters

 Reuters internacional