Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La actriz francesa Catherine Deneuve posa para una fotografía en la edición número 70 del Festival de Cine de Cannes, el 23 de mayo de 2017. REUTERS/Stephane Mahe/File Photo

(reuters_tickers)

PARÍS (Reuters) - La actriz francesa Catherine Deneuve pidió perdón a las víctimas de abusos sexuales que se ofendieron por una columna que firmó y que denunciaba el "puritanismo" tras el escándalo desatado por las revelaciones sobre Harvey Weinstein, pero mantuvo sus reservas sobre la campaña #MeToo (#YoTambién).

Deneuve y otras 99 mujeres francesas firmaron el martes una columna en el diario Le Monde en la que argumentaron que la campaña, que logró que millones de mujeres contaran en redes sociales sus historias de acoso sexual, ha ido demasiado lejos y está alimentada por el odio a los hombres.

En una carta publicada en el diario Libération el lunes, Deneuve defendió la declaración que generó polémica a nivel internacional, pero se distanció de algunos comentarios realizados por otras signatarias.

En particular, se refirió, sin nombrarla, a la expresentadora de radio Brigitte Lahaie, que durante un debate en la televisión francesa dijo que las mujeres podían "tener un orgasmo durante una violación".

"Soy una mujer libre y siempre lo seré", dijo Deneuve. "Envío mis saludos de hermana a todas las víctimas de actos abyectos que pudieron sentirse atacadas por esta columna en Le Monde, y es a ellas, y sólo a ellas, a quienes ofrezco mis disculpas".

"Decir en un canal de televisión que se puede tener un orgasmo durante una violación es peor que escupir en la cara de todos los que sufrieron este delito", afirmó.

No obstante, la actriz de 74 años dijo que no le gusta el "linchamiento mediático" y el "clima de censura" que, en su opinión, se desató con la campaña #MeToo, conocida en Francia como #BalanceTonPorc (#DelataATuCerdo).

"Un actor puede ser borrado digitalmente de una película, el director de una gran institución de Nueva York puede ser obligado a dimitir por haberle tocado las nalgas a alguien hace 30 años sin ningún otro tipo de juicio", comentó. "No me gusta esta mentalidad de rebaño, tan común en estos días", agregó.

(Reporte de Michel Rose; editado en español por Carlos Serrano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters