Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, y su esposa Brigitte Trogneux celebran en la victoria cerca del Louvre en París, Francia, 7 de mayo de 2017. REUTERS/Benoit Tessier TPX IMAGES OF THE DAY

(reuters_tickers)

Por Mathieu Rosemain y Matthias Blamont

PARÍS, 7 mayo (Reuters) - Emmanuel Macron, un ex banquero que defiende la integración europea, fue elegido el domingo presidente de Francia, dejando en el camino a la nacionalista de extrema derecha Marine Le Pen y fortaleciendo al euro.

La rotunda victoria del centrista, que también erosionó el dominio de los principales partidos políticos franceses, es un enorme alivio para los aliados europeos que temían otro triunfo populista tras el referendo del año pasado que desencadenó el Brexit y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Con prácticamente todos los votos contados, Macron recibió más del 66 por ciento de los sufragios frente a algo menos de 34 por ciento para Le Pen, una brecha más amplia que los 20 o un poco más puntos porcentuales que habían previsto las encuestas preelectorales.

A pesar de todo, fue un desempeño histórico para el Frente Nacional de Le Pen, un partido cuyas políticas antiinmigración lo habían convertido hasta hacía poco en un paria de la política francesa. El resultado mostró la profundidad de las divisiones que tendrá que enfrentar Macron.

Después de ganar la primera ronda hace dos semanas, Macron fue acusado de comportarse como si ya fuera presidente. El domingo por la noche, con la victoria finalmente sellada, fue mucho más solemne.

"Conozco las divisiones en nuestra nación, lo que llevó a algunos a votar por los partidos extremistas. Los respeto", dijo Macron, de 39 años, en un discurso en la sede de su comando de campaña transmitido en vivo por televisión.

"Sé sobre el enojo, la ansiedad, las dudas que muchos de ustedes también expresaron. Es mi responsabilidad escucharlos. Trabajaré para recrear el vínculo entre Europa y sus pueblos, entre Europa y los ciudadanos", agregó.

El desafío inmediato de Macron, que renunció dos veces al gobierno del presidente Francois Hollande, será asegurar una mayoría en la elección parlamentaria del mes próximo para "En Marche!", su movimiento político que apenas tiene un año, a fin de poder implementar su programa de Gobierno.

EN DEFENSA DE EUROPA

El presidente saliente Hollande, quien introdujo a Macron en la política, dijo que el resultado "confirma que una gran mayoría (...) quería unirse alrededor de los valores de la República y mostrar su compromiso con la Unión Europea".

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, dijo por su parte que estaba encantado por el resultado y Trump también expresó sus felicitaciones.

El euro <EUR=EBS>, que había venido subiendo en las últimas dos semanas a medida que se desvanecía la expectativa de que Francia elegiría a un presidente antieuropeo, superó los 1,10 dólares en las primeras operaciones en el mercado asiático y por primera vez desde las elecciones de Estados Unidos.

"El riesgo político que se desvanece en Francia aumenta la posibilidad de que el crecimiento económico de la eurozona pueda sorprender al alza este año", opinó Holger Schmieding, analista de Berenberg Bank.

El ex banquero, quien fue por dos años ministro de Economía de Hollande pero nunca había sido electo para cargos públicos, será el presidente más joven de Francia desde Napoleón.

Le Pen, de 48 años, felicitó a Macron. Pero, desafiante, invitó a las principales fuerzas opositoras a una unión de "todos los patriotas" para constituir una "nueva fuerza política". Su votación fue casi el doble que la de su padre, Jean-Marie, el último candidato de ultraderecha en llegar a un balotaje, en el 2002, cuando fue derrotado por Jacques Chirac.

Pese a haber servido en el impopular gobierno socialista de Hollande, Macron logró presentarse como el hombre para revivir a Francia al reformular un paisaje político moldeado por las divisiones de la izquierda y la derecha del siglo pasado.

"Me gustaron su juventud y su visión desde el principio", dijo Katia Dieudonné, una inmigrante de 35 años de Haití que llevó a sus dos hijos al acto de Macron tras la victoria. "Representa el cambio que siempre quise desde que llegué a Francia en 1985, apertura, diversidad, sin estigmatizar a nadie. Voté por la izquierda en el pasado pero me decepcionaron".

La principal mezquita de París dijo que la elección de Macron era una señal de reconciliación entre las religiones francesas y una esperanza para los musulmanes galos.

En tanto, el ex candidato de la extrema izquierda Jean-Luc Melenchon advirtió que el próximo presidente planea una guerra contra el sistema social de Francia y llamó a sus votantes a movilizarse en las elecciones parlamentarias.

Además, los principales sindicatos del país lanzaron advertencias sobre la victoria y uno de los gremios convocó a una manifestación para el lunes.

(Reporte adicional de Ingrid Melander, Andrew Callus, Marina Depetris, Bate Felix, Sybille de la Hamaide, Mathieu Rosemain, Sarah White, Matthias Blamont, Julien Pretot, Geert de Clercq, Adrian Croft, Leigh Thomas, Helen Reid, Tim Hepher, Jemina Kelly, Maya Nikolaeva, Dominique Vidalon, Cyril Altmeyer y Gus Trompiz; escrito por Richard Balmforth. Editado por Patricio Abusleme, Patricia Ávila, Pablo Garibian y Silene Ramírez)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters