Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo. Niños venezolanos agitan banderas mientras dan la bienvenida al presidente de China, Xi Jinping, en el aeropuerto Simón Bolívar de Caracas el 20 de julio de 2014. REUTERS / Jorge Silva

(reuters_tickers)

PEKÍN (Reuters) - El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el miércoles que cree que el Gobierno y el pueblo de Venezuela pueden manejar adecuadamente sus propios asuntos, incluida la deuda del país.

El Gobierno de Venezuela, que enfrenta serios problemas de liquidez, dijo el martes que estaba pagando su deuda de manera responsable, incluso pese a que dos agencias de calificación crediticia declararon al país en "default" selectivo.

Pese al optimismo de que los pagos continuarán realizándose en el corto plazo, los inversores creen que el país sudamericano será en algún momento incapaz de pagar unos 60.000 millones de dólares en bonos basura, lo que desencadenaría demandas engorrosas y empeoraría la ya difícil situación económica.

    El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, dijo en una habitual rueda de prensa que la cooperación que llevan a cabo Pekín y Caracas en todas las áreas, incluidos temas de financiación, estaba "procediendo normalmente".

    "Creemos que el Gobierno y el pueblo venezolano tienen la capacidad de manejar adecuadamente sus asuntos, incluido el problema de la deuda", dijo Geng, sin dar más detalles.

    Venezuela tiene una deuda externa pública de aproximadamente 150.000 millones de dólares, incluidos 23.000 millones de dólares adeudados a China, según el Instituto Internacional de Finanzas con sede en Washington, que representa a algunos de los bancos más grandes del mundo.

    Durante años, Venezuela ha pedido prestado miles de millones de dólares a Rusia y China, principalmente a través de créditos pagados con petróleo, que han reducido los ingresos de Caracas en moneda fuerte.

    En medio de la grave crisis económica que sufre Venezuela, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ha reprimido a la oposición y ha encarcelado a varios líderes y activistas disidentes.

    Decenas de personas han muerto a raíz del clima de violencia desde que la oposición comenzó una ola sostenida de protestas en abril.

China, un estrecho aliado de Venezuela, ha rechazado la condena generalizada de Estados Unidos, Europa y otros países sobre la situación en el país caribeño miembro de la OPEP.

    En septiembre, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dijo a su par venezolano en Naciones Unidas que Pekín cree que Caracas puede resolver sus problemas dentro de un marco legal y mantener la estabilidad nacional.

(Reporte de Michael Martina. Editado en español por Rodrigo Charme)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters