Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un mapa de China se ve a través de una lupa en la pantalla de una computadora que muestra dígitos binarios en Singapur. 2 enero 2014 photo illustration. China mató o encarceló entre 18 y 20 fuentes de la CIA desde el 2010 al 2012, obstaculizando las operaciones de espionaje de Estados Unidos en una masiva infracción de inteligencia cuyo origen no ha sido identificado, informó el sábado el diario New York Times. REUTERS/Edgar Su/File Photo

(reuters_tickers)

WASHINGTON, 20 mayo (Reuters) - China mató o encarceló entre 18 y 20 fuentes de la CIA desde el 2010 al 2012, obstaculizando las operaciones de espionaje de Estados Unidos en una masiva infracción de inteligencia cuyo origen no ha sido identificado, informó el sábado el diario New York Times.

Los investigadores siguen divididos sobre si había un espía dentro de la Agencia Central de Inteligencia que traicionó las fuentes o si los chinos hackearon el sistema secreto de comunicaciones de la agencia, informó el periódico, citando a ex y actuales funcionarios de Estados Unidos.

Los chinos mataron a por lo menos una docena de personas que proporcionaban información a la CIA entre el 2010 y el 2012, desmantelando una red que funcionaba hace años, informó el diario.

La CIA se negó a comentar cuando se le preguntó sobre el informe del Times el sábado.

Las actividades chinas comenzaron a emerger en 2010, cuando la agencia de espionaje estadounidense comenzó a obtener información de alta calidad sobre el Gobierno chino a partir de fuentes al interior de la administración, entre ellos figuras que estaban furiosas con los niveles de corrupción en Pekín.

A medida que más fuentes eran asesinadas, el FBI y la CIA comenzaron una investigación conjunta de la violación de inteligencia, examinando todas las operaciones que se llevan a cabo en Pekín y a todos los empleados de la Embajada de Estados Unidos en el país asiático.

La investigación se centró en un exagente de la CIA que trabajaba en una división que supervisaba a China, dijo el diario, pero no había suficientes pruebas para detenerlo.

Algunos investigadores creían que los chinos habían hackeado el sistema secreto de comunicaciones de la CIA.

(Escrito por Doina Chiacu; Editado en español por Hernán Funes)

Reuters