Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Familiares de los presos esperan noticias sobre el sangriento disturbio en la cárcel de la ciudad amazónica de Manaus, en Brasil. 2 de enero 2017. Cerca de 60 personas murieron en una revuelta carcelaria provocada por una disputa entre bandas rivales en la ciudad brasileña de Manaos, en el estado de Amazonas, informaron funcionarios el lunes, en uno de los peores hechos de violencia ocurridos en las hacinadas prisiones de Brasil. REUTERS/Michael Dantas

(reuters_tickers)

Por Alonso Soto

BRASILIA (Reuters) - Cincuenta y seis personas murieron en una revuelta carcelaria provocada por una disputa entre bandas del narcotráfico en la ciudad brasileña de Manaos, en el estado de Amazonas, informaron funcionarios el lunes, en el peor hecho de violencia en las hacinadas prisiones de Brasil en más de dos décadas.

Sergio Fontes, secretario de Seguridad Pública de Amazonas, informó a periodistas de que muchos de los muertos fueron decapitados y sus cuerpos lanzados por encima de una muralla de la prisión.

La mayoría de los fallecidos pertenecía a la banda Primer Comando de la Capital (PCC), la más poderosa de Brasil y que tiene su sede en Sao Paulo, agregó.

"Este fue otro capítulo de la silenciosa y sanguinaria guerra del narcotráfico", remarcó.

El ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, viajó a Manaus el lunes para reunirse con el gobernador de Amazonas, José Melo Oliveira, y otros funcionarios de seguridad federal para discutir la revuelta.

Pedro Florencio, secretario del sistema penitenciario de Amazonas, dijo que la masacre fue una "matanza por revancha".

El motín, que comenzó en la tarde del domingo y fue controlado recién cerca de las 07.00 hora local (0900 GMT) del lunes, enfrentó al PCC con la Familia del Norte, un grupo de Manaos, dijo Fontes.

En el momento en que comenzó la violencia en una unidad del complejo carcelario Anisio Jobim, decenas de reos en la segunda unidad comenzaron un escape masivo, que según las autoridades fue un esfuerzo coordinado para distraer a los guardias.

Un total de 184 prisioneros escapó durante los disturbios y 40 de ellos habían sido recapturados hasta la tarde del lunes.

La sobrepoblación carcelaria es muy común en Brasil. El complejo Anisio Jobim alberga a 2.230 personas pese a tener capacidad para solamente 590.

Se presume que Familia del Norte atacó a los reos de PCC a instancias del Comando Rojo (CV, por sus siglas en portugués), de Río de Janeiro, la segunda mayor banda de narcotraficantes de Brasil.

Analistas de seguridad dijeron que una tregua de años entre el PCC y el CV se rompió en 2016, lo que llevó a enfrentamientos en las cárceles y generó temor a que el caos se extienda a otras prisiones.

Fontes puntualizó que 74 presos fueron tomados como rehenes, algunos de los cuales fueron ejecutados y otros liberados.

Los incidentes del domingo fueron los más graves en varios años. En 1992, una rebelión en el centro penitenciario Carandiru dejó un saldo de 111 reclusos muertos, casi todos a manos de la Policía Militar del estado de Sao Paulo durante la recuperación de la prisión.

(Reporte de Alonso Soto en Brasilia y Pedro Fonseca en Rio de Janeiro, Escrito por Brad Brooks, editado en español por Janisse Huambachano y Javier Leira)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters