Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una vista áerea del sector dañado por la represa Guajataca después del paso del huracán María en Quebradilla, Puerto Rico, el 23 de septiembre de 2017. REUTERS/Alvin Baez

(reuters_tickers)

Por Dave Graham y Robin Respaut

SAN JUAN (Reuters) - La mayoría de las personas que viven cerca de una debilitada represa en Puerto Rico se han trasladado a lugares seguros, dijo el lunes el gobernador Ricardo Rosselló e instó al Congreso de Estados Unidos a financiar un paquete de ayuda para evitar una crisis humanitaria luego del paso del huracán María.

Gran parte de la isla caribeña, un estado libre asociado con una población de 3,4 millones de personas, aún está sin electricidad cinco días después de que María azotó el territorio con feroces vientos y lluvias torrenciales, el huracán más poderoso que ha golpeado a Puerto Rico en casi un siglo.

La preocupación ha crecido para unas 70.000 personas que viven en el valle río abajo de la represa Guajataca, en el noroeste de la isla, debido a que el viernes se hallaron grietas en la estructura de 88 años de antigüedad.

Rosselló dijo que está trabajando bajo el supuesto de que la estructura de 35 metros podría colapsar.

"Prefiero tener un error en que no ocurra a que ocurra y que perdamos vidas", dijo en una entrevista con CNN. "La situación es que rompió, lo que pasa es que no ha roto en su totalidad (...) Esta noche nuestros ingenieros están allí para asegurarse y ver cuáles son los planes de mitigación, pero todavía corre peligro", refirió.

"Nuestra esperanza es que la gran mayoría del pueblo haya tomado nuestras advertencias de que salieran a refugio", agregó.

No estaba claro si el gobernador se refería a que la mayoría de los 70.000 habitantes del valle dejaron la zona, o si sólo lo han hecho varios cientos de personas que viven en pequeños pueblos cerca de la represa. Unas 320 personas de esos pueblos fueron llevadas a lugares seguros, según medios locales.

El temor de un potencialmente catastrófico derrumbe de la represa se sumó a la inmensa tarea que enfrentan las autoridades luego del paso de María, el segundo gran huracán que azota al Caribe este mes. La tormenta dejó al menos 29 muertos en la región.

(Reporte de Dave Graham y Robin Respaut; Reporte adicional de Jonathan Allen, Scott DiSavino, Stephanie Kelly y Peter Szekely en Nueva York y Doina Chiacu y Eric Beech en Washington; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters