Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en la Cumbre de la Alianza del Pacífico celebrada en Cali, jun 30, 2017. REUTERS/Jaime Saldarriaga

(reuters_tickers)

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ (Reuters) - Colombia rechazó el jueves una amenaza del Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de "descertificar" su lucha contra las drogas si el país sudamericano no controla de inmediato el incremento de los cultivos de hoja de coca.

El anuncio de Washington y la respuesta de Bogotá marcan un deterioro de las relaciones bilaterales en casi dos décadas que podrían centrarse nuevamente en la lucha contra las drogas, como sucedió en la década de los 90.

"Colombia es sin lugar a dudas el país que más ha combatido las drogas y más éxitos ha tenido en este frente. Nadie tiene que amenazarnos para enfrentar este desafío", dijo un comunicado del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Estados Unidos, que históricamente ha sido el principal aliado de Colombia para enfrentar el narcotráfico y los grupos armados ilegales armados dedicados a esa actividad, evalúa anualmente el compromiso y los resultados de los países en la lucha contra las drogas.

Descertificar a un país implica incluirlo en la lista de los que no cumplieron sus obligaciones en virtud de los acuerdos internacionales contra el narcotráfico. La descertificación impide a Washington entregar recursos económicos y logísticos, a lo que se suma el voto negativo de Estados Unidos para acceder a préstamos en organismos multilaterales.

"La realidad se combate cooperando y no amenazando", dijo a periodistas el ministro del posconflicto, Rafael Pardo, quien afirmó que Washington tampoco ha hecho lo suficiente para reducir el consumo.

Estados Unidos ha expresado su preocupación por el aumento de los cultivos de hoja de coca en Colombia, que al cierre del 2016 llegaron a 188.000 hectáreas, mientras que su capacidad para producir cocaína se disparó a 700 toneladas anuales, los mayores niveles en al menos una década.

Washington sostiene que los cultivos de hoja de coca en Colombia aumentaron principalmente por la decisión de Bogotá de suspender las fumigaciones aéreas con el herbicida glifosato como parte del acuerdo de paz que se firmó el año pasado con la guerrilla de las FARC para acabar un conflicto interno de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos.

Colombia, que espera recursos por más de 400 millones de dólares de Estados Unidos para apoyar la implementación del acuerdo de paz con las FARC, ha rechazado la posibilidad de reiniciar las fumigaciones de cocales desde aviones con glifosato, como lo ha recomendado Washington.

El país sudamericano, considerado uno de los principales productores de cocaína del mundo, recordó que en los últimos siete años confiscó más de 1.621 toneladas de la droga y que tiene en marcha un plan para erradicar manualmente 50.000 hectáreas de hoja de coca y sustituir una extensión similar por cultivos legales.

"Colombia ha sido la nación que más sangre ha puesto, que más sacrificios ha hecho en toda esa larga lucha", dijo el presidente Santos al recordar que cientos de efectivos de las Fuerzas Armadas, jueces, magistrados y políticos han muerto en la lucha contra el narcotráfico en el país.

Santos se reunirá la próxima semana con Trump y los presidentes de Brasil y Perú en Nueva York, atendiendo una invitación del mandatario estadounidense a una cena.

(Reporte de Luis Jaime Acosta, editado por Gabriela Donoso, Ricardo Figueroa)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters