Por Deisy Buitrago y Luc Cohen

DUBAI/CARACAS (Reuters) - El primero de cinco tanqueros iraníes que transportan combustible para Venezuela ingresó el sábado a la Zona Económica Exclusiva del país sudamericano, pese a la advertencia de un funcionario de gobierno de Estados Unidos de que los embarques violarían sanciones impuestas a ambas naciones.

El buque, de nombre Fortune, entró a aguas del país alrededor de las 19.40 hora local (2340 GMT), después de pasar al norte de la vecina nación caribeña Trinidad y Tobago, según datos de seguimiento de embarcaciones de Refinitiv Eikon.

La televisión estatal venezolana mostró más temprano imágenes de una fragata de la Armada y un avión que se preparaban para recibirlo. El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, aseguró que los tanqueros serían escoltados en su Zona Económica Exclusiva (ZEE).

"Ya los buques de la hermana República Islámica de Irán se encuentran en nuestra Zona Económica Exclusiva (...) acompañados por nuestra ARMADA BOLIVARIANA como símbolo de la hermandad y de la fortaleza de nuestra unión", escribió el vicepresidente de Economía de Venezuela y ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, en su cuenta en la red social Twitter.

La flotilla iraní transporta un total de 1,53 millones de barriles de combustible y alquilato a Venezuela, según ambos gobiernos, fuentes y cálculos realizados por TankerTrackers.com en base a los niveles de calado de los buques.

Los envíos para Venezuela, cuyo circuito refinador con capacidad para procesar 1,3 millones de barriles por día (bpd) está colapsado, han provocado un enfrentamiento diplomático con la administración del Presidente Donald Trump, porque tanto Irán como Venezuela están bajo sanciones.

Washington está considerando medidas en respuesta, según un alto funcionario estadounidense, que no dio más detalles sobre las opciones que se estarían estudiando.

Estados Unidos recientemente reforzó su presencia naval en el Caribe en lo que dijo formaba parte de la ampliación de sus operaciones antidrogas. Pero un portavoz del Pentágono dijo el jueves a periodistas que no estaba al tanto de ninguna operación específicamente relacionada con los cargamentos iraníes.

El envío de gasolina fue criticado por la oposición venezolana, preocupada por los crecientes lazos entre Irán y el presidente Nicolás Maduro. Los cargamentos iraníes alcanzarían para alrededor de un mes de consumo al ritmo actual en la nación OPEP, que alguna vez fue un prominente exportador de combustibles.

"El chavismo intenta convertir en una victoria épica lo que es una vergüenza ante el mundo", dijo Oscar Ronderos, legislador y miembro de la comisión de Energía de la Asamblea Nacional.

Más temprano el sábado, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, advirtió sobre posibles represalias contra Estados Unidos si Washington causaba "problemas" a los tanqueros, informó la agencia semioficial Mehr.

"Si nuestros tanqueros en el Caribe o en cualquier parte del mundo enfrentan problemas causados por los estadounidenses, ellos (Estados Unidos) también estarán en problemas", dijo Rouhani en una conversación telefónica con el emir de Qatar, informó Mehr.

El envío no es el primero entre las dos naciones en medio de sanciones. En 2010-2011, la estatal petrolera venezolana PDVSA envió combustible a Irán, que estaba bajo sanciones destinadas a sofocar su programa nuclear.

(Reporte de redacción Dubái, Deisy Buitrago en Caracas, Luc Cohen en Nueva York y Marianna Párraga en Ciudad de México. Editado en español por Gabriela Donoso/Marion Giraldo)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Contenido externo

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes