Navigation

Conflicto en Gaza se reanuda; Hamas dice Israel intentó matar a su jefe militar

Imagen de una columna de humo tras lo que según testigos fue un ataque aéreo israelí en Gaza. 20 de agosto, 2014. Un ataque aéreo israelí en Gaza mató el miércoles a la esposa y al hijo pequeño del líder militar de Hamas, Mohammed Deif, dijo el grupo, que lo calificó como un intento por asesinarlo a él tras el colapso de un cese al fuego. REUTERS/Ahmed Zakot reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 21 agosto 2014 - 00:50

Por Nidal al-Mughrabi

GAZA/JERUSALÉN (Reuters) - Un ataque aéreo israelí en Gaza mató el miércoles a la esposa y al hijo pequeño del líder militar de Hamas, Mohammed Deif, dijo el grupo, que lo calificó como un intento por asesinarlo a él tras el colapso de un cese al fuego.

Los palestinos, en tanto, lanzaron más de 180 cohetes entre martes y miércoles, principalmente hacia el sur de Israel, algunos de los cuales fueron interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, dijeron militares. No se informó de muertos en Israel.

Egipto, que ha estado tratando de mediar para un cese al fuego de largo plazo en conversaciones indirectas entre palestinos e israelíes, dijo que continuaría con los contactos con ambas partes, cuyos delegados abandonaron El Cairo después de la reanudación de las hostilidades el martes.

El regreso de la violencia puso fin a un período de 10 días de calma, la pausa más larga en los enfrentamientos desde que Israel lanzó una ofensiva en Gaza el 8 de julio con el objetivo declarado de poner fin al lanzamiento de cohetes contra su territorio.

Aeronaves israelíes han realizado 80 ataques en la Franja de Gaza desde el martes, "teniendo como objetivos sitios terroristas", según los militares.

Hamas y funcionarios médicos dijeron que 23 personas han muerto en las últimas incursiones israelíes, incluyendo a la esposa de Deif y su hijo de siete meses. Se cree que Deif está dirigiendo la campaña militar del grupo islamista desde refugios subterráneos.

Un funcionario de Hamas dijo que Deif no ha usado la casa atacada, desde donde se rescataron entre los escombros los cuerpos de los tres miembros de la familia que vivían allí.

Acusando a Israel de haber abierto "las puertas del infierno", Hamas lanzó cohetes hacia Tel Aviv y Jerusalén. Los ataques no dejaron víctimas fatales, pero demostraron que el movimiento islamista aún podría llevar la guerra en Gaza hacia Israel, pese a los fuertes bombardeos de las últimas cinco semanas.

FIN DE LA TREGUA

No hubo confirmación oficial de Israel de que habría tratado de matar a Deif, quien ha sido blanco de ataques aéreos en al menos cuatro oportunidades desde mediados de los noventa. Israel lo considera responsable por la muerte de decenas de sus ciudadanos en ataques suicidas.

En tanto, el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que la campaña militar israelí en Gaza podría convertirse en una operación extendida y acusó a los gobernantes de Hamas de usar la "brutalidad" contra los civiles.

En una conferencia de prensa en Tel Aviv, el primer ministro dijo que la guerra "será una campaña continua" destinada a restaurar la "calma y seguridad" de los ciudadanos israelíes.

Sin embargo, Netanyahu dijo que veía un "nuevo horizonte diplomático" en el futuro para Israel en la región, aludiendo a la posible diplomacia con los palestinos una vez que la guerra haya acabado.

Cinco niños murieron en otros ataques aéreos, según funcionarios de salud de Gaza, y los militares israelíes dijeron que habían atacado a dos hombres armados en el norte de Gaza.

El Ministerio de Salud palestino afirma que 2.036 personas, la mayoría de ellas civiles, han muerto en Gaza. Israel dice que ha matado a cientos de militantes palestinos en combates que Naciones Unidas estima que han desplazado a alrededor de 425.000 personas.

Sesenta y cuatro soldados israelíes y tres civiles en Israel han muerto en la guerra más mortal y destructiva que se ha librado desde que el Estado judío se retiró unilateralmente del enclave palestino en 2005, antes de que Hamas tomara el control del territorio en el 2007.

Israel acusó a Hamas de romper la calma con el lanzamiento de cohetes ocho horas antes del final de la tregua y retiró a sus delegados de las negociaciones en El Cairo.

Los negociadores palestinos se retiraron posteriormente de las conversaciones y culparon a Israel por su fracaso. "Israel frustró los contactos que podrían haber traído la paz", dijo el jefe negociador palestino, Azzam al-Ahmed.

El portavoz de Netanyahu, Mark Regev, rechazó esa acusación y dijo que el lanzamiento de cohetes desde Gaza "hizo imposible que continuaran las negociaciones".

(Reporte adicional de Maggie Fick y Stephen Kalin en El Cairo. Escrito por Maayan Lubell. Editado en español por Carlos Aliaga/Patricio Abusleme)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.