Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto de archivo del 12 de junio de 2009. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei habla en la televisión tras emitir su voto en las elecciones presidenciales de Teherán. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, dijo que el conflicto iraquí es una "confrontación entre la humanidad y el salvajismo bárbaro", y criticó a los medios occidentales por retratarlo como una guerra entre los musulmanes chiíes y suníes. REUTERS/Caren Firouz

(reuters_tickers)

DUBAI (Reuters) - El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, dijo que el conflicto iraquí es una "confrontación entre la humanidad y el salvajismo bárbaro", y criticó a los medios occidentales por retratarlo como una guerra entre los musulmanes chiíes y suníes.

Las potencias mundiales han explotado muchas veces las divisiones étnicas y religiosas en los Estados musulmanes y "sueñan con una guerra entre chiíes y suníes" que no va a pasar, dijo el líder en Teherán, según un comunicado oficial.

Khamenei advirtió contra lo que dijo era propaganda de Occidente acerca de "imbéciles y los remanentes de Saddam Hussein", una probable referencia al Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL, por sus siglas en inglés), y a las tribus suníes que estaban de parte del depuesto dictador y que ahora colaboran con ISIL.

"El incidente en Irak no es un guerra entre chiíes y suníes", dijo Khamenei durante una reunión con familiares de las víctimas de un atentado con bomba de 1981, que destruyó la sede del Partido de la República Islámica en Teherán.

"Es una batalla entre quienes apoyan y quienes se oponen al terrorismo, es una guerra entre los fanáticos de Estados Unidos y Occidente, y aquellos que están a favor de nuestra nación", agregó Khamenei. "Es una confrontación entre la humanidad y el salvajismo bárbaro".

Los militantes de ISIL han tomado una gran porción de territorio en el norte y el oeste de Irak en las últimas semanas dentro de su ofensiva para derrocar al primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, que es chií.

La agrupación quiere establecer un califato islámico que se extienda desde el Mar Mediterráneo hacia Irak.

Los suníes iraquíes acusan a Maliki de marginarlos y de reprimir a sus comunidades, provocando que las tribus apoyen a la insurgencia liderada por ISIL.

Irán es aliado cercano de Maliki.

La semana pasada, Khamenei dijo que él se oponía una intervención en Irak para detener a ISIL de Estados Unidos o de cualquier país.

(Reporte de Mehrdad Balali, Traducido por Janisse Huambachano. Editado en español por Marion Giraldo)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters