Por Richard Cowan y Steve Holland

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgará una ley de seguridad fronteriza para evitar otra paralización del gobierno federal, pero también declarará emergencia nacional para tratar de obtener fondos para el muro en el límite con México, dijo una portavoz de la Casa Blanca.

En un intento por eludir al Congreso para obtener dinero que los legisladores le han negado hasta ahora para erigir el muro, Trump parecía encaminarse a iniciar una disputa judicial con los demócratas por motivos constitucionales.

"El presidente Trump firmará el proyecto de ley de financiamiento del gobierno y, como lo ha dicho anteriormente, también tomará otras medidas, incluida una declaración de emergencia nacional, para garantizar que detengamos la crisis de seguridad nacional y humanitaria en la frontera", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Poco después, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, criticó la decisión de Trump. Al ser consultada por periodistas sobre si presentaría un recurso legal contra la declaración de emergencia, dijo: "Puedo hacerlo, es una opción".

En la tarde del jueves, el Senado aprobó la ley de financiamiento de seguridad fronteriza, que pasó a la Cámara de Representantes, a horas de la fecha límite de la medianoche del viernes, cuando los fondos expiran para las agencias que emplean a unos 800.000 trabajadores en los departamentos de Agricultura, Comercio, Justicia y otras entidades gubernamentales.

Una fuente familiarizada con la situación dijo que la Casa Blanca había identificado 2.700 millones de dólares en fondos previamente proporcionados por el Congreso que podrían ser redirigidos a fondos para el muro como parte de una emergencia nacional.

La fuente dijo que los abogados de la Casa Blanca habían investigado las cifras y creían que resistirían demandas legales. En virtud de la Constitución, el Congreso mantiene los fondos nacionales y toma decisiones importantes sobre el gasto del dinero de los contribuyentes.

Trump provocó un cierre de 35 días de una cuarta parte del gobierno federal con su demanda en diciembre de 5.700 millones de dólares para ayudar a construir una parte del muro. Al negarle ese dinero, el Congreso le ha impedido al mandatario republicano cumplir una de sus promesas clave en campaña.

La versión final de la legislación le daría al Gobierno 1.370 millones de dólares para ayudar a construir 88,5 kilómetros de nuevas barreras físicas en la frontera suroeste del país, mucho menos de lo que Trump ha estado exigiendo.

Desde que postuló a la presidencia en 2016, Trump ha estado exigiendo miles de millones de dólares para construir un muro en la frontera suroeste, asegurando que la "crisis" migratoria requiere una respuesta rápida que permita detener el flujo de drogas ilegales y de inmigrantes indocumentados, en gran parte provenientes de América Central.

Originalmente Trump dijo que México pagaría la construcción de un muro de concreto de 3.200 kilómetros, una idea que su vecino ha rechazado de plano.

(Editado en español por Javier Leira)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes