Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El lobby de la sede central de la CIA en Langley, Virgina.14 de agosto 2008. Contratistas de la CIA probablemente violaron las normas de seguridad y entregaron documentos sobre las herramientas de intervención electrónica de la agencia al grupo activista WikiLeaks, dijeron el miércoles a Reuters funcionarios de inteligencia y de investigaciones de Estados Unidos. REUTERS/Larry Downing/File Photo

(reuters_tickers)

Por John Walcott y Mark Hosenball

WASHINGTON (Reuters) - Contratistas de la CIA probablemente violaron las normas de seguridad y entregaron documentos sobre las herramientas de intervención electrónica de la agencia al grupo activista WikiLeaks, dijeron el miércoles a Reuters funcionarios de inteligencia y de investigaciones de Estados Unidos.

Dos funcionarios que emitieron declaraciones bajo condición de anonimato sostuvieron que las agencias de inteligencia estaban al tanto desde fines del año pasado sobre la filtración, que llevó el martes al WikiLeaks a publicar miles de documentos.

Según los documentos, hackers de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) podían acceder a dispositivos de Apple o teléfonos móviles que operan con el sistema Android de Google u otras plataformas a fin de capturar mensajes de texto y voz antes de que fueran encriptados con un software sofisticado.

La Casa Blanca dijo el miércoles que el presidente Donald Trump está "extremadamente preocupado" por la violación de seguridad de la CIA que llevó a las filtraciones de WikiLeaks.

"Cualquiera que haya filtrado información confidencial será considerado responsable legal en el mayor grado. Iremos tras las personas que filtraron la información confidencial. Los perseguiremos todo lo que permita la ley", dijo a periodistas el portavoz Sean Spicer.

Las fuentes dijeron a Reuters que creían que los documentos publicados sobre las técnicas de intervención electrónica de la CIA usadas entre el 2013 y el 2016 eran auténticos.

Uno de los funcionarios cercanos a la investigación señaló que las firmas contratistas de la CIA han estado tratando de determinar si alguno de sus empleados tuvo acceso al material que fue publicado por WikiLeaks. Se revisaron computadores, correos electrónicos y otras comunicaciones en busca de evidencia sobre el responsable por la brecha de seguridad.

El martes, WikiLeaks dijo en un comunicado que la CIA "perdió control" de un archivo sobre métodos de hackeo que parece haber circulado "entre ex hackers y contratistas del Gobierno estadounidense sin autorización, uno de los cuales entregó partes del archivo" al grupo activista.

(Reportes de John Walcott, Mark Hosenball, Dustin Volz, Yara Bayoumy, Matthias Sobolewski, Andrea Shalal y Joseph Menn. Escrito por Grant McCool. Editado en español por Javier López de Lérida y Marion Giraldo)

Reuters