Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, dijo que su país está buscando vías para presionar a Corea del Norte por su programa nuclear, al tiempo que un medio estatal norcoreano advirtió a Washington y dijo que "no deberían meterse con nosotros". En la imagen, un hombre camina junto a imágenes del fundador de Corea del Norte Kim Il Sung y el líder Kim Jong Il en el centro de Pyongyang, el 16 de abril de 2017. REUTERS/Damir Sagolj

(reuters_tickers)

Por Ju-min Park

SEÚL (Reuters) - Medios estatales de Corea del Norte advirtieron a Estados Unidos de un "ataque preventivo superpoderoso" luego de que el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que Washington estaba considerando maneras para presionar a Pyongyang sobre su programa nuclear.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha adoptado una línea dura frente al líder norcoreano, Kim Jong Un, que ha rechazado las advertencias de su único aliado importante, China, y ha seguido adelante con sus programas nuclear y de misiles en un desafío a sanciones de Naciones Unidas.

"En el caso de que nuestro ataque preventivo superpoderoso sea lanzado, aniquilará de manera total e inmediata a las fuerzas de invasión no sólo del imperialismo yanqui en Corea del Sur y sus alrededores, sino también en la parte continental de Estados Unidos y las reducirá a cenizas", publicó Rodong Sinmun, el periódico oficial del gobernante Partido de los Trabajadores.

Tillerson, en tanto, anticipó más medidas. "Estamos revisando el estatus de Corea del Norte, tanto en términos de patrocinio estatal del terrorismo, así como otras formas en las que podamos ejercer presión sobre el régimen de Pyongyang para que vuelva a interactuar con nosotros, pero sobre una base distinta a las negociaciones previas", dijo en Washington el miércoles a periodistas.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, en un recorrido por países asiáticos aliados, ha dicho en repetidas ocasiones que la "era de la paciencia estratégica" con Corea del Norte ha terminado.

Corea del Norte y Corea del Sur están aún técnicamente en guerra debido a que el conflicto de 1950-53 terminó en un armisticio y no en un tratado de paz.

El presidente interino de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, instó reiteradamente en una reunión con altos funcionarios a que los militares y el Ministerio de Seguridad se mantengan vigilantes.

(Reporte adicional de Lesley Wroughton en Washington, William James en Londres, Michelle Nichols en Naciones Unidas, Idrees Ali en Riad, Ben Blanchard en Pekín y Kim Do-gyun en Gunsan, Corea del Sur, escrito por Nick Macfie. Editado en español por Carlos Aliaga/Patricia Avila)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters