Reuters internacional

Corea del Norte dijo el lunes que probó con éxito un misil balístico de mediano alcance, lo que confirma la confiabilidad de su programa armamentístico y deja en claro que su capacidad para atacar objetivos estadounidenses sigue mejorando. En la imagen, el líder norcoreano Kim Jong Un saluda a científicos y técnicos de su país en una foto tomada en una fecha desconocida y distribuida por la agencia norcoreana KCNA, el 20 de mayo de 2017. KCNA/via REUTERS

(reuters_tickers)

Por Ju-min Park y Jack Kim

SEÚL, 22 mayo (Reuters) - Corea del Norte dijo el lunes que probó con éxito un misil balístico de mediano alcance y sostuvo que cumplió con todos los requerimientos técnicos y ahora podría ser producido de forma masiva, pero funcionarios estadounidenses pusieron en duda los progresos reales del programa armamentístico.

El lanzamiento del misil desde la costa este es la segunda prueba de cohetes en una semana, que según Seúl echa por tierra las esperanzas del gobierno del nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in, para la paz entre ambos vecinos.

El líder norcoreano Kim Jong Un supervisó la prueba del Pukguksong-2, que también verificó el funcionamiento de un motor de combustible sólido, y ordenó su despliegue, dijo la agencia estatal de noticias KCNA.

Pyongyang ha desafiado los llamados a contener sus programas nuclear y balístico, incluso los procedentes de China, su principal aliado, diciendo que las armas son necesarias para defenderse contra la agresión de Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que la prueba no demuestra que Corea del Norte tenga nuevas capacidades armamentísticas ni que la nación asiática pueda amenazar directamente a Washington.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el martes para discutir la última prueba, que desafía sus resoluciones y sanciones, a petición de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

Washington ha estado tratando de persuadir a China para acordar nuevas sanciones contra Corea del Norte, que ha lanzado decenas de misiles y probó dos bombas nucleares en lo que va del año.

La nueva prueba también podría alterar la dinámica del plan de Moon para revisar el polémico despliegue del sistema estadounidense de Defensa Aérea de Alta Altitud Terminal (THAAD, por su sigla en inglés) en territorio surcoreano, al que se opone China.

El lanzamiento verificó la confiabilidad y precisión del funcionamiento del motor de combustible sólido y la separación de etapas y la orientación en la fase final de vuelo de la ojiva, dijo KCNA.

"Viendo las imágenes de la Tierra enviadas en tiempo real desde la cámara montada en el misil balístico, el líder supremo Kim Jong Un dijo que se siente excelente ver la Tierra desde el misil que lanzamos, y que la imagen del mundo es maravillosa", sostuvo KCNA.

El misil voló unos 500 kilómetros y alcanzó una altitud de 560 kilómetros, antes de caer en aguas de la costa este de Corea del Norte, dijo el domingo el Ejército de Corea del Sur.

(Reporte adicional de Kaori Kaneko en Tokio y Ben Blanchard en Pekín. Editado en español por Javier Leira y Carlos Aliaga)

Reuters

 Reuters internacional