Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre pasa por delante de un televisor que transmite la noticia sobre el lanzamiento de misiles balísticos de Corea del Norte, foto tomada en una estación de tren en Seúl, Corea del Sur, 6 de marzo de 2017. REUTERS/Kim Hong-Ji

(reuters_tickers)

SEÚL (Reuters) - Corea del Norte lanzó cuatro misiles balísticos a primera hora del lunes, tres de los cuales cayeron en la zona económica exclusiva de Japón, dijo el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en otra de una serie de pruebas provocativas realizadas por ese país.

"Múltiples misiles balísticos" fueron lanzados desde la región de Tongchang-ri cerca de la frontera norte con China y volaron alrededor de 1.000 kilómetros, dijeron efectivos militares surcoreanos sin proporcionar el número de misiles.

"Corea del Sur y Estados Unidos están llevando a cabo un análisis detallado", dijo la Oficina de Jefes de Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur en un comunicado. El presidente interino Hwang Kyo-ahn convocó una reunión de seguridad nacional, informó la oficina presidencial de Corea del Sur en un mensaje de texto.

Funcionarios japoneses describieron los lanzamientos como una grave amenaza y dijeron que Tokio expresó una "fuerte protesta" a Corea del Norte. "Los lanzamientos claramente violan las resoluciones del Consejo de Seguridad. Es una acción extremadamente peligrosa", dijo el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ante las preguntas de legisladores en el Parlamento.

No se han registrado reportes de daños al transporte marítimo o aeronaves, dijeron funcionarios japoneses.

Cuando era todavía la noche del domingo en Estados Unidos, las fuerzas armadas reportaron que detectaron y rastrearon lo que calificaron como un lanzamiento de misiles norcoreanos, a las 2234 GMT, pero agregaron que no representaba una amenaza para el país norteamericano.

El portavoz del Comando Estratégico de Estados Unidos, el teniente coronel Martin O'Donnell, dijo que las fuerzas de su país "permanecen vigilantes frente a las provocaciones de Corea del Norte y están totalmente comprometidas a trabajar estrechamente con los aliados de la República de Corea y los japoneses para mantener la seguridad". No dio detalles.

Corea del Norte había amenazado con tomar "fuertes medidas de represalia" después de que Corea del Sur y Estados Unidos iniciaran ejercicios militares conjuntos anuales el miércoles para medir su respuesta defensiva ante posibles agresiones.

Corea del Norte critica los ejercicios anuales y dice que son en preparación para una guerra en su contra.

El año pasado, Corea del Norte lanzó un cohete de largo alcance desde Tongchang-ri que puso un objeto en órbita. El ejercicio fue condenado por Naciones Unidas (ONU) por violar las resoluciones que prohíben el uso de tecnología de misiles.

Corea del Norte disparó el mes pasado un nuevo tipo de misil, conocido como Pukguksong-2, en el mar y ha dicho que continuará lanzando nuevas armas estratégicas. La prueba fue la primera desde la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

(Reporte de Jack Kim y Ju-min Park; Editado en español por Javier Leira)

Reuters