Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías en sitio donde se mató a un hombre durante una operación contra el narcotráfico, Calooca, Filipinas, 17 agosto 2017. REUTERS/Erik De Castro

(reuters_tickers)

Por Erik De Castro y Manuel Mogato

MANILA (Reuters) - La policía de Filipinas era blanco de presión el viernes para explicar la muerte de un estudiante de secundario después de que el muchacho de 17 años se convirtió en una de al menos 80 personas ultimadas a tiros esta semana en una escalada de la guerra contra el narcotráfico del presidente Rodrigo Duterte.

Canales de televisión emitieron imágenes captadas por cámaras de circuito cerrado de televisión que mostraban cómo Kian Loyd Delos Santos era llevado por dos hombres al lugar donde fue hallado su cuerpo más tarde, lo que proyectaba dudas sobre un reporte oficial que sostiene que fue baleado porque disparó primero a policías.

Testigos dijeron al canal ABS-CBN que el adolescente no tenía un arma de fuego y que policías en el lugar le dieron una pistola, le pidieron que disparara el arma y corriera.

El jefe nacional de la policía, Ronald dela Rosa, afirmó que si el estudiante no era una amenaza, los funcionarios que le dispararon el jueves por la noche tendrían que responder por sus actos.

"Sólo piénsalo, es sólo un niño. ¿Si le pasara a tu hermano? Lo investigaremos, se los aseguro", declaró en GMA TV.

La policía mató al menos a 13 personas en Manila en la tercera noche de una nueva operación en la guerra de Duterte contra el narcotráfico y el crimen, lo que llevó la cifra de muertos esta semana a 80, informaron testigos de Reuters y medios locales.

Previamente en la semana, 67 personas fueron muertas a tiros y más de 200 fueron arrestadas en Manila y provincias adyacentes a la capital filipina, en lo que la policía describió como "operaciones únicas de primera línea" para reducir el narcotráfico y los crímenes callejeros. [nL2N1L30HP]

El término ha sido usado por la policía local para describir un programa coordinado contra el crimen en distritos proclives a la delincuencia, generalmente poblaciones o barrios donde viven personas de bajos ingresos, a menudo con el despliegue de fuerzas adicionales.

(Reporte adicional de Ronn Bautista y Karen Lema; escrito por John Chalmers. Editado en español por Patricio Abusleme)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters