Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Defensa de Perú, Jorge Nieto, habla con reporteros durante una conferencia de prensa en Lima, Perú, 17 de agosto de 2017. REUTERS/Mariana Bazo

(reuters_tickers)

LIMA (Reuters) - La producción de cocaína está creciendo en Perú cerca de la frontera con Brasil y Colombia y lejos de la mayor zona cocalera del país, donde las fuerzas de seguridad aún combaten a narcotraficantes y rebeldes izquierdistas, dijo el jueves el ministro de Defensa peruano, Jorge Nieto.

El funcionario afirmó en una conferencia con la prensa extranjera que las acciones criminales se han incrementado producto del narcotráfico en la zona del río Putumayo, en la frontera con Colombia y en el llamado trapecio amazónico, que comparten también Brasil y Perú.

"Tenemos allí una situación muy complicada", dijo Nieto en la sede del cuartel general del Ejército. "Se está abriendo un espacio de cultivo de hoja de coca y además hay nuevos métodos de producción de cocaína que aceleran los procesos", afirmó.

Nieto no ofreció cifras de producción cocalera en la zona fronteriza. Pero un informe del ente local antidrogas Devida publicado en mayo indicó que el cultivo de hoja de coca en Putumayo se triplicó en tres años, a 20.068 hectáreas en 2015.

A Perú le preocupa que combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se han negado a entregar sus armas -tras un acuerdo de paz con el Gobierno- podrían buscar aliarse con narcotraficantes que operan en la frontera.

"Es gente entrenada en uso de armas y ha tenido 20, 30 años en esa actividad. Entonces es una forma de vida y precisamente es el motivo de nuestra preocupación", afirmó Nieto. "Tenemos que fortalecer nuestros mecanismos en esa frontera", acotó.

Colombia y Perú son los mayores productores mundiales de hoja de coca y de cocaína, según datos de la ONU.

Perú mantiene una ofensiva contra el narcotráfico que opera en alianza con los remanentes del grupo rebelde Sendero Luminoso en una región andina llamada VRAEM, una de las más pobres del país, del tamaño de Puerto Rico y donde se produce el 75 por ciento de la cocaína del país.

En el VRAEM se ha desplegado a casi 10.000 militares para conseguir un "dominio territorial efectivo" de la zona, dijo Nieto. Sendero Luminoso "se ha convertido en una firma que da servicios a las bandas y a los clanes del narcotráfico y si ustedes ven las nuevas rutas en las cuales actúan tiene que ver con las rutas de salida de la droga", dijo el ministro.

Nieto dijo que el problema en el VRAEM -con localidades que están hasta 4.000 metros sobre el nivel del mar- es su difícil geografía. El ministro dijo que pese a ello en el último año se destruyeron 243 laboratorios clandestinos de cocaína en la zona.

(Reporte de Marco Aquino; Editado en español por Javier López de Lérida)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters