Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, trabajadores en Dalian, en la provincia de Liaoning, China, el 13 de octubre de 2015. La actividad del sector fabril de China creció más rápido que lo previsto en febrero, gracias a un incremento en la demanda doméstica y de exportación, lo que aumenta las señales de que la economía global está en proceso de recuperación. REUTERS/China Daily/File Photo

(reuters_tickers)

PEKÍN (Reuters) - La actividad del sector fabril de China creció más rápido que lo previsto en febrero, gracias a un incremento en la demanda doméstica y de exportación, lo que aumenta las señales de que la economía global está en proceso de recuperación.

La expansión tanto de la producción como de los pedidos se aceleró el mes pasado, reveló el miércoles un encuesta oficial y un sondeo privado, lo que brinda a las autoridades más espacio para enfrentar los riesgos financieros en la economía derivados del aumento de la deuda.

"Este es el séptimo mes consecutivo en el que el PMI oficial de manufactura de China se mantuvo dentro de la zona de expansión, lo que sugiere que la actividad industrial sigue siendo pujante," dijo Zhou Hao, economista de mercados emergentes de Commerzbank AG en Singapur.

Zhou dijo que es "muy probable" que el banco central de China suba las tasas de interés a corto plazo en otros 10 puntos básicos en marzo -la que marcaría la tercera medida de este tipo en dos meses-, en momentos en que las autoridades están más seguras de que la economía está en terreno firme.

El Índice de Gerentes de Compras (PMI) oficial del sector manufacturero subió a 51,6 en febrero, un máximo en tres meses, luego de que en enero alcanzó los 51,3, y se mantuvo sobre el umbral de 50 puntos que separa a la expansión de la contracción en la actividad según una base de comparación mensual.

Analistas consultados por Reuters esperaban una cifra de 51,1 en febrero.

El sector industrial de China se ha beneficiado de un auge de la construcción desde mediados del año pasado que ha estimulado la demanda y los precios de los materiales de construcción desde el cemento al acero, lo que ha aumentado las ventas y ganancias.

La producción creció a un ritmo más acelerado de 53,7, lo que se compara con una lectura de 53,1 en enero.

Una encuesta privada que se centra en las pequeñas y medianas empresas también mostró que la actividad fabril creció más que lo previsto el mes pasado.

El Índice de Gerentes de Compra (PMI) del sector manufacturero elaborado por Caixin/Markit subió a 51,7 según cifras ajustadas por estacionalidad, un aumento respecto del 51,0 en enero y por sobre las estimaciones de analistas de 50,8.

(Reporte de Redacción Pekín y Elias Glenn. Editado en Español por Ricardo Figueroa y Carlos Aliaga)

Reuters