Reuters internacional

Imagen de archivo de unos clientes tomando una pausa en un centro comercial en Nueva York, nov 25, 2016. La economía de Estados Unidos creció a su ritmo más débil en tres años en el primer trimestre debido a que el gasto del consumidor se desaceleró con fuerza, pero un incremento en la inversión de las empresas y de los salarios sugiere que la actividad recuperaría el impulso durante el año. REUTERS/Brendan McDermid

(reuters_tickers)

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - La economía de Estados Unidos creció a su ritmo más débil en tres años en el primer trimestre debido a que el gasto del consumidor se desaceleró con fuerza, pero un incremento en la inversión de las empresas y de los salarios sugiere que la actividad recuperaría el impulso durante el año.

El período de debilidad a comienzos de año es una mala noticia para las ambiciones del Gobierno del presidente Donald Trump de aumentar significativamente el crecimiento.

"Marca un inicio difícil para las altas esperanzas de la administración de lograr un crecimiento del 3 por ciento o mejor. No es el tipo de noticia que esperaba para coronar sus 100 días de mandato", comentó Sal Guatieri, economista de BMO Capital Markets en Toronto, sobre Trump.

El Producto Interno Bruto subió a una tasa anual de 0,7 por ciento, dijo el viernes el Departamento de Comercio en su primera estimación del PIB del primer trimestre. Fue el desempeño más débil desde el primer trimestre de 2014.

Sin embargo, el ritmo de crecimiento del primer trimestre no es un reflejo fiel de la salud de la economía estadounidense. El aumento de los salarios en el primer trimestre fue el más veloz en 10 años debido a que el mercado laboral está cerca del pleno empleo, y la inversión de las empresas en equipamiento fue la más fuerte desde el tercer trimestre de 2015.

Además, la confianza del consumidor y de las empresas están cerca de máximos en varios años, lo que también remarca la fortaleza subyacente de la economía. El PIB del primer trimestre también suele mostrar un desempeño menor a lo real por dificultades con el cálculo del dato, cosa que ha admitido el Gobierno y que trabaja para rectificar.

Los precios de los bonos gubernamentales estadounidenses cayeron tras el dato, mientras que el dólar y las acciones no registraban mayores variaciones.

Trump ha prometido impulsar el crecimiento anual a un 4 por ciento a través de gasto en infraestructura, recortes de impuestos y desregulación. Pero dada la debilidad de la productividad y la escasez de mano de obra en algunas áreas, los economistas estiman que el PIB crecerá sólo poco más de un 2 por ciento este año.

El crecimiento del gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, se frenó a una tasa de 0,3 por ciento en el primer trimestre, el menor ritmo desde el cuarto trimestre de 2009 y tras el robusto incremento de 3,5 por ciento en el cuarto trimestre de 2016.

La casi paralización del gasto del consumidor es atribuida a un invierno templado, que minó la demanda por calefacción y la producción energética.

En otro reporte divulgado el viernes, el Departamento de Trabajo dijo que los salarios subieron un 0,9 por ciento en el primer trimestre, el mayor incremento en 10 años, tras subir un 0,5 por ciento en el cuarto trimestre.

El gasto gubernamental en defensa bajó a un ritmo de 4,0 por ciento, la mayor caída desde el cuarto trimestre de 2014 y el segundo declive trimestral.

El gasto de las empresas en equipamiento se aceleró a una tasa de 9,1 por ciento en el primer trimestre gracias al aumento de los precios del petróleo. Los desembolsos en exploración minera, pozos y plataformas aumentaron a una tasa récord de 449 por ciento.

(Editado en Español por Patricio Abusleme)

Reuters

 Reuters internacional