Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, pronuncia un discurso durante una ceremonia para conmemorar el primer aniversario de una intentona de golpe de Estado en el Parlamento en Ankara, Turquía, el 16 de julio de 2017. Murat Cetinmuhurdar/Presidential Palace/Handout via REUTERS

(reuters_tickers)

Por Daren Butler y Tuvan Gumrukcu

ANKARA/ESTAMBUL (Reuters) - El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, criticó el domingo a la Unión Europea, dijo que su país tuvo que seguir su propio camino y prometió reestablecer la pena de muerte si el Parlamento la aprueba.

En la ceremonia de apertura de un monumento dedicado a las cerca de 250 personas que murieron en el fallido golpe del año pasado, Erdogan acusó a Bruselas de "juguetear" con el intento de varias décadas de Turquía para unirse al bloque.

El discurso en las primeras horas del domingo se sumó a una jornada maratónica de apariciones públicas de Erdogan tanto en la capital como en Estambul durante la noche para conmemorar el aniversario de la fallida intentona de golpe de Estado del año pasado.

"La postura de la Unión Europea es clara (...) han pasado 54 años y aún están jugueteando con nosotros", comentó, citando lo que dijo que era el fracaso por parte de Bruselas para mantener sus promesas en todo, desde un acuerdo de visas a la ayuda para inmigrantes sirios.

"Vamos a resolver las cosas solos. No hay otra opción", sostuvo.

Los vínculos de Turquía con Occidente se tensaron cuando gobiernos europeos manifestaron su preocupación por la escala de la represión que tuvo lugar tras el intento de golpe.

Unas 150.000 personas han sido despedidas o suspendidas de sus cargos y más de 50.000 han sido detenidos por sospechas de tener vínculos con el clérigo musulmán radicado en Estados Unidos Fethullah Gulen, a quien Ankara culpa por el golpe fallido.

Erdogan también dijo que aprobaría "sin dudarlo" la pena de muerte si el Parlamento votara por volver a instaurarla, una medida que en la práctica pondría fin a los intentos de Turquía por unirse a la Unión Europea.

La derrota a la intentona de golpe probablemente puso fin a décadas de intromisión militar en la política turca, pero las purgas han intensificado la división entre los partidarios de Erdogan y turcos prooccidentales que quieren vínculos más estrechos con Europa.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que la Unión Europea sigue comprometida con el diálogo con Turquía y llamó a Ankara a fortalecer la democracia y el imperio de la ley.

(Reporte adicional de Michael Nienaber en Berlín; escrito por David Dolan. Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters