Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo del Banco Central de Chile en una de las lámparas fuera del banco en el centro de Santiago. 25 de agosto 2014. La actividad económica en Chile creció un 0,8 por ciento interanual en noviembre, una variación bajo lo esperado, debido a que el positivo desempeño del comercio y la minería fue contrarrestado por la caída de la industria manufacturera, dijo el jueves el Banco Central. REUTERS/Ivan Alvarado

(reuters_tickers)

SANTIAGO (Reuters) - La economía chilena creció un 0,8 por ciento interanual en noviembre, una variación bajo lo esperado que eleva las posibilidades de un relajamiento de la política monetaria en el corto plazo para apurar el tranco de la actividad doméstica.

El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) del undécimo mes del año pasado fue impulsado por el positivo desempeño del comercio y la minería, pero esa influencia fue contrarrestada por la caída de la industria manufacturera, indicó el jueves el Banco Central.

"Al margen de las manufacturas, parece claro que hay una desaceleración más profunda en otros sectores, mientras que el comercio sigue siendo un sustento importante, pero sin un desempeño muy relevante, por lo demás", dijo Benjamín Sierra, economista de Scotiabank.

El Imacec de noviembre contrasta con una baja del 0,4 por ciento de octubre pasado y un alza del 1,9 por ciento en noviembre del 2015.

La cifra se ubicó por debajo lo previsto por el mercado. Un sondeo de Reuters había anticipado una variación positiva del 1,4 por ciento para el indicador en noviembre.

El Imacec desestacionalizado, en tanto, anotó un alza del 0,7 por ciento en el undécimo mes respecto de octubre.

Con la cifra mensual, la economía chilena acumuló una expansión del 1,5 por ciento entre enero y noviembre, en una muestra del bajo dinamismo de la actividad por el desplome en el precio del cobre, principal envío del país, y una contracción de las inversiones.

En medio de la persistente debilidad de la economía y una inflación acotada, el Banco Central ha reconocido la posibilidad de aumentar el estímulo monetario para dar mayor impulso a la actividad.

"Un mayor apoyo por el lado de las políticas macroeconómicas se hace fundamental en este contexto (...) el mercado empieza a exigir más al (Banco) Central, tendencia que estimamos se acentuará tras estas cifras. La respuesta debe ser pronto", apuntó BBVA.

Un indicador clave que podría allanar más la vía a un próximo recorte de la Tasa de Política Monetaria (TPM) es la cifra de inflación de diciembre que el gobierno presentará el viernes.

"Lo más probable sigue siendo que el Banco Central decida recortar en 25 puntos base la tasa referencial (a un 3,25 por ciento) el próximo 19 de enero y lo vuelva a hacer el 14 de febrero. Tras esto podría hacer una pausa para evaluar la evolución inflacionaria", dijo Sierra de Scotiabank.

(Reporte de Antonio de la Jara. Editado por Janisse Huambachano)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters