Reuters internacional

Operadores trabajando en la bolsa de Wall Street en Nueva York, mayo 12, 2017. Los tropiezos de la política interna estadounidense, como el despido del exjefe del FBI, obstaculizan una mejora adicional de las perspectivas globales por más que los resultados empresariales y los datos europeos que se conocerán la próxima semana continuarían apuntando hacia un positivo desempeño. REUTERS/Brendan McDermid

(reuters_tickers)

Por Gabriel Burin

12 mayo (Reuters) - Los tropiezos de la política interna estadounidense, como el despido del exjefe del FBI, obstaculizan una mejora adicional de las perspectivas globales por más que los resultados empresariales y los datos europeos que se conocerán la próxima semana continuarían apuntando hacia un positivo desempeño.

* Los operadores financieros vieron el despido del exdirector del FBI James Comey por parte del presidente estadounidense Donald Trump como una distracción indeseable, que genera riesgos de retrasar los recortes de impuestos y el resto del programa del gobierno para impulsar la actividad.

* "Debilita el poder de la administración para conseguir que se hagan las cosas", dijo Jack Ablin, presidente de inversiones de BMO Private Bank. Esto colocaría un techo para el índice S&P 500 de la Bolsa de Nueva York en sus niveles actuales, como ocurrió cuando cortó una racha alcista en febrero.

* De otro modo, el panorama luce favorable. Lo principal de la semana entrante en Estados Unidos será la finalización de la temporada de anuncios de resultados del primer trimestre de las compañías grandes, como Home Depot, WalMart y Cisco, entre otros.

* Los indicadores estadounidenses en el horizonte cercano sólo incluyen algunos de orden secundario como la producción industrial y las construcciones de casas. En la zona euro sí se esperan cifras más importantes, entre ellas la lectura preliminar del Producto Interno Bruto del primer trimestre.

* China también publicará números macroeconómicos. Las acciones allí, medidas por el índice compuesto de Shanghái, bajaron esta semana a mínimos en siete meses. El apetito por los activos de riesgo chinos disminuyó luego de que el gobierno reforzó los controles contra la especulación.

* Además los inversores seguirán a las materias primas, que este mes fueron arrastradas a la baja por un desplome del valor del petróleo ante dudas sobre el compromiso de los países productores para ajustar el suministro. Aunque el crudo se estabilizó en días recientes, persiste la incertidumbre.

* El temor al aumento del nacionalismo económico pasó a un segundo plano luego del triunfo del centrista Emmanuel Macron en las elecciones de Francia sobre la candidata de ultraderecha Marine Le Pen. La próxima votación europea, en Alemania, se presenta como un evento sin mayor riesgo para los mercados.

(Reporte de Gabriel Burin, Editado por Manuel Farías)

Reuters

 Reuters internacional