Reuters internacional

La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Nikki Haley (izq), asiste a un evento sobre la situación en Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza, 6 de junio de 2017. Estados Unidos denunció el martes al Gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro por reprimir las protestas en su contra, e instó a que se convoque a elecciones "libres" en la nación caribeña.. REUTERS/Denis Balibouse

(reuters_tickers)

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA (Reuters) - Estados Unidos acusó el martes al Gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro de reprimir las protestas opositoras e instó a que se convoque a elecciones "libres" para que el país petrolero no siga el camino a una dictadura como la del presidente sirio Bashar al-Assad.

El gobierno de Maduro considera a los manifestantes difamadores y golpistas violentos respaldados por Estados Unidos.

"Esta es una crisis económica, política y humanitaria que demanda la atención del mundo", dijo Nikki Haley, embajadora estadounidense en Naciones Unidas, a un panel de expertos y activistas venezolanos patrocinado por Washington reunido al margen del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

"El Gobierno venezolano va camino a destruir los derechos humanos y la democracia en Venezuela. Está llevando a cabo una campaña de violencia e intimidación contra manifestantes desarmados, empresarios, la sociedad civil y la oposición política elegida libremente", agregó.

Pero el embajador venezolano Jorge Valero dijo al Consejo que en Venezuela se respetan las libertades fundamentales. "Este es un gobierno (el de Estados Unidos) que no tiene autoridad moral para erigirse en juez universal de los derechos humanos".

CAMINO A UNA DICTADURA

Haley, quien más tarde habló en el Instituto de Graduados de Ginebra, dijo que los estados deben evitar que las crisis de derechos humanos se conviertan en conflictos armados.

"Es por lo que me preocupa tanto Venezuela. Porque en Venezuela, uno tiene que ver que Maduro no siga los mismo pasos que Assad. Tenemos que asegurarnos que pare antes de que llegue a ese punto", dijo.

"Se supone que es una democracia pero se está convirtiendo en una dictadura y ese es un problema", añadió.

Al menos 65 personas han muerto y cientos han resultado heridas en masivas movilizaciones ocurridas desde abril. Unas 3.000 personas han sido arrestadas y alrededor de unas 1.000 siguen encarceladas, según el grupo de derechos humanos Foro Penal.

"Más de 300 personas arrestadas en manifestaciones han sido llevadas frente a cortes militares. Están siendo tratadas como prisioneros de guerra", dijo en el evento en Suiza Alonso Medina Roa, miembro de Foro Penal, una organización que brinda asistencia legal a cientos de personas.

Los opositores a Maduro reclaman que se realicen elecciones generales, que se libere a los activistas detenidos, que se acepte ayuda humanitaria y que se respete la autonomía de la Asamblea Nacional controlada por la oposición.

"Hay muchas cosas que podrían hacerse para ayudar al pueblo de Venezuela. Pero ellos realmente sólo necesitan una: elecciones libres", dijo Haley,.

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Reuters

 Reuters internacional