Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Misiles guiados de la Armada estadounidense son lanzados con el fin de atacar a Siria, en el Mar Mediterráneo. 7 de abril 2017. Estados Unidos disparó misiles crucero contra una base aérea de Siria desde la que dijo se organizó un ataque mortal con armas químicas esta semana, el primer asalto directo de Washington contra el Gobierno de Bashar al-Assad en seis años de guerra civil. Ford Williams/Courtesy U.S. Navy/Handout via REUTERS

(reuters_tickers)

Por Steve Holland y Andrew Osborn y Tom Perry

PALM BEACH, EEUU/MOSCÚ/BEIRUT (Reuters) - Estados Unidos disparó misiles crucero contra una base aérea de Siria desde la que dijo se organizó un ataque mortal con armas químicas esta semana, el primer asalto directo de Washington contra el Gobierno de Bashar al-Assad en seis años de guerra civil.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó una medida que su predecesor Barack Obama nunca llevó a cabo, al apuntar directamente contra el Ejército de Assad con ataques aéreos en represalia por el ataque con armas químicas en el que murieron al menos 70 personas, muchas de ellas niños.

Esto acerca a Estados Unidos a una confrontación con Rusia, que cuenta con asesores militares en el terreno para ayudar a su aliado Assad.

"Años de intentos previos por cambiar el comportamiento de Assad han fracasado y fracasado de manera muy dramática", dijo Trump de su residencia de Mar-a-Lago, donde asiste a una cumbre con el presidente de China, Xi Jinping.

"Incluso bebés hermosos fueron asesinados cruelmente en este ataque brutal", dijo respecto al ataque con armas químicas del martes, que los países occidentales atribuyen a las fuerzas de Assad. "Ningún hijo de Dios debería sufrir tal horror", agregó.

La acción rápida probablemente será interpretada como una señal para Rusia, y también a otros países como Corea del Norte, China e Irán, donde Trump ha enfrentado pruebas de política exterior desde el inicio de su mandato.

El Ejército sirio dijo que el ataque estadounidense dejó seis muertos en su base aérea cerca de la ciudad de Homs. Calificó la incursión de "agresión flagrante" y dijo que convierte a Estados Unidos en un "socio" de "grupos terroristas", incluyendo Estado Islámico.

El gobernador de Homs, Talal Barazi, dijo a Reuters que el número de muertos ascendía a siete.

Un portavoz del presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que el ataque ha dañado seriamente los lazos entre Washington y Moscú. Putin, un firme aliado de Assad, considera la acción de Estados Unidos como "una agresión contra una nación soberana" con un "pretexto inventado", dijo el portavoz Dmitry Peskov.

La televisión rusa mostró cráteres y escombros en el lugar de la base aérea y dijo que nueve aviones fueron destruidos.

(Reporte adicional de Phil Stewart, Idrees Ali, Yara Bayoumy, Jonathan Landay, John Walcott, Lesley Wroughton, Patricia Zengerle, Roberta Rampton, David Brunnstrom y Matt Spetalnick en Washington, Megan Davies en Nueva York y Jack Stubbs en Moscú, escrito por Peter Graff. Editado en español por Carlos Aliaga)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters