Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, una fotografía por satélite muestra lo que CSIS Asia Maritime Transparency Initiative dice parecen baterías antiaéreas en la isla artificicla del arrecife Hughes en el Mar de China Meridional. El gobierno del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, prometió el lunes que Washington impediría que Beijing asuma el control de territorio ubicado en las aguas internacionales del Mar de China Meridional, algo que medios chinos han advertido requeriría que Estados Unidos "libre una guerra". CSIS Asia Maritime Transparency Initiative/DigitalGlobe/Handout via REUTERS

(reuters_tickers)

Por David Brunnstrom y Matt Spetalnick

WASHINGTON (Reuters) - El gobierno del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, prometió el lunes que Washington impediría que Beijing asuma el control de territorio ubicado en las aguas internacionales del Mar de China Meridional, algo que medios chinos han advertido requeriría que Estados Unidos "libre una guerra".

Los comentarios ofrecidos en una sesión informativa del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, marcaron un alejamiento de años de gestión prudente por parte de Estados Unidos sobre las reivindicaciones territoriales de China en Asia, días después de la toma de posesión de Trump el viernes.

"Estados Unidos va a asegurarse de que protejamos nuestros intereses allí", dijo Spicer cuando se le preguntó si Trump concuerda con los comentarios que su nominado a secretario de Estado, Rex Tillerson, ofreció el 11 de enero, cuando dijo que no se debe permitir el acceso de Beijing a las islas que construyó en el Mar de China Meridional.

"Es una cuestión de si esas islas están de hecho en aguas internacionales y no forman parte de la propia China, entonces sí, vamos a asegurarnos de que defendamos los territorios internacionales de ser ocupados por un solo país", agregó.

Las declaraciones de Tillerson en su audiencia de confirmación en el Senado provocaron rápidas reacciones en el gigante asiático. Medios estatales chinos señalaron que Estados Unidos tendría que "librar una guerra" para impedir su acceso a las islas, mientras que el Gobierno chino a través de un portavoz de Exteriores pidió prudencia a la Administración Trump y dijo que China tenía una soberanía irrefutable sobre las llamadas islas Spratly.

Cuando se le preguntó si apoyaba una postura más agresiva hacia China, Tillerson dijo: "Vamos a tener que enviar a China una señal clara de que, en primer lugar, la construcción de islas se detiene y, en segundo lugar, el acceso a esas islas no va a ser permitido".

El expresidente y ex consejero delegado de Exxon Mobil Corp no dio detalles sobre qué podría hacerse para negar el acceso de Beijing a las islas artificiales que estableció en los arrecifes del Mar de China Meridional, equipadas con pistas de aterrizaje de longitud militar y fortificadas con armas.

(Información de David Brunnstrom y Matt Spetalnick. Editado en español por Carlos Aliaga)

Reuters