Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, un niño refugiado Rohingya duerme mientras la gente hace fila para recibir ayuda en un campamento en Cox's Bazar, Bangladesh, 22 de septiembre de 2017. REUTERS/Cathal McNaughton

(reuters_tickers)

Por Antoni Slodkowski y Rahul Bhatia

RANGÚN/DACA (Reuters) - Estados Unidos quiere que Myanmar tome medidas urgentes para terminar con la violencia en el estado de Rakáin, donde una ofensiva militar contra un grupo étnico minoritario ha desatado una crisis que podría poner en jaque la transición económica y política del país asiático, dijo el viernes un funcionario de Washington.

Bangladés y organizaciones de ayuda están teniendo problemas para asistir a 422.000 musulmanes rohinyá que llegaron al país vecino desde el 25 de agosto, huyendo de la violencia y la persecución luego de que ataques de militantes de esa etnia generaron una represión del Gobierno de Myanmar que Naciones Unidas calificó de genocidio o "limpieza étnica".

Myanmar niega las acusaciones argumentando que tiene que combatir la insurgencia, a la que acusa de efectuar incendios y atacar a la población civil y a las fuerzas de seguridad. Los ataques se los adjudicó el Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán, que negó lazos con militantes extranjeros pero que el Gobierno dice que está conectado con el terrorismo mundial.

"Creemos que se deben tomar medidas con urgencia para detener esta violencia y facilitar la asistencia humanitaria, bajar la retórica, reducir la tensión y (...) empezar a trabajar duro para solucionar los problemas de larga data", dijo a periodistas Patrick Murphy, de la Secretaría de Estado estadounidense.

La líder de Myanmar, Aung San Suu Kyi, ha sido duramente criticada a nivel mundial por la situación con los rohinyá, por no pronunciarse más duramente en contra de la violencia y por no contener a las fuerzas de seguridad, sobre las que tiene escaso poder. Murphy ha dicho que la respuesta militar a la insurgencia de agosto ha sido desproporcionada y que el país corre riesgo de un contragolpe terrorista.

Un funcionario de la ONU dijo que se necesitarán alrededor de 200 millones de dólares para ayudar a los refugiados en Bangladés durante seis meses. En tanto, trabajadores de agencias de asistencia temen que también se esté desatando una crisis humanitaria en Rakáin, donde Myanmar ha limitado el acceso.

La tensión entre la mayoría budista myanma y los rohinyá, a los que en general el país les niega la ciudadanía, existe desde hace décadas en Rakáin, pero ha estallado varias veces en los últimos años por el resurgimiento de viejas enemistades y del nacionalismo budista tras el fin de un severo régimen militar.

Murphy, quien estuvo de visita tres días en Myanmar esta semana, dijo que había "muchos responsables" y que quería ver que todos respeten los compromisos de acatar la ley y mantener el estado de derecho que pronunció Suu Kyi en un discurso a la nación el martes.

"Está el Gobierno electo, están las fuerzas de seguridad que tienen autoridades fuera del alcance del gobierno civil elegido, hay líderes locales y hay una población en la que hay muchos sentimientos y tensiones", señaló Murphy.

"Una importante responsabilidad recae en las autoridades de seguridad y funcionarios locales del estado de Rakáin, y esperamos su cooperación para que estos compromisos se vuelvan realidad", agregó en una conferencia telefónica con periodistas desde Bangkok.

(Reporte adicional de Serajul Quadir en Daca y Tommy Wikes en Cox'S Bazar; Escrito por Robert Birsel; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters