Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, una planta nuclear en Eschenbach cerca de Landshut, Alemania, el 25 de agosto de 2010. El máximo tribunal alemán declaró ilegal el martes la tasa impositiva sobre la generación eléctrica nuclear en el país, creando expectativas sobre la devolución a las empresas de energía de unos 6.000 millones de euros (6.800 millones de dólares) en momentos en que sus balances se encuentran constreñidos. REUTERS/Michael Dalder

(reuters_tickers)

FRÁNCFORT (Reuters) - El máximo tribunal alemán declaró ilegal el martes la tasa impositiva sobre la generación eléctrica nuclear en el país, creando expectativas sobre la devolución a las empresas de energía de unos 6.000 millones de euros (6.800 millones de dólares) en momentos en que sus balances se encuentran constreñidos.

El veredicto supone la segunda victoria para las eléctricas sobre la política de energía nuclear de Alemania, después de que un tribunal dictase en diciembre que la decisión de cerrar todas las plantas nucleares tras el desastre de Fukushima en Japón violaba algunos de sus derechos de propiedad.

E.ON, RWE y EnBW se han visto muy impactadas por la intención del gobierno de la canciller Angela Merkel de apagar la energía nuclear en el país en 2022.

La tasa nuclear impuesta entre 2011 y 2016 fue declarada el miércoles "formalmente inconstitucional y nula" por el Tribunal Constitucional, que añadió que el Gobierno no tenía competencias para exigirla.

E.ON dijo que el fallo implica que le sean devueltos unos 2.850 millones de euros más intereses de 450 millones, importe que impulsaría su beneficio neto y reduciría su deuda neta. El grupo energético confirmó además sus objetivos para 2017.

Las acciones de E.ON subían más del 6 por ciento, mientras RWE avanzaba un 5 por ciento tras marcar en la sesión un máximo de casi dos años. EnBW, con un volumen de negocio reducido, también subía.

Tras el desastre de Fukushima, tanto E.ON como RWE tuvieron que acometer una gran reestructuración corporativa, separando sus respectivos negocios de electricidad convencional de otras operaciones como las de distribución y renovables.

La tasa nuclear obligaba a las empresas a pagar 145 euros por gramo de combustible nuclear empleado en la sustitución de las barras de combustible de las centrales, algo que por lo general ocurre unas dos veces al año.

E.ON ha desembolsado por este concepto unos 2.800 millones de euros, mientras que RWE y EnBW han pagado 1.700 millones y 1.440 millones, respectivamente.

(Información de Christoph Steitz y Ursula Knapp; Traducido por Raquel Castillo y Jose Elías Rodríguez)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters