Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen, la sede del BCE en Fráncfort, el 9 de abril de 2017. El Banco Central Europeo probablemente mantendrá sin cambios su política monetaria ultra laxa el jueves, pero podría reconocer unas mejores perspectivas de crecimiento, lo que prepararía el terreno para que tan pronto en junio ofrezca una señal sobre una eventual reducción de sus estímulos. REUTERS/Kai Pfaffenbach

(reuters_tickers)

Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo probablemente mantendrá sin cambios su política monetaria ultra laxa el jueves, pero podría reconocer unas mejores perspectivas de crecimiento, lo que prepararía el terreno para que tan pronto en junio ofrezca una señal sobre una eventual reducción de sus estímulos.

El presidente del BCE, Mario Draghi, probablemente señale una inflación todavía débil, un flojo crecimiento de los salarios y unas perspectivas inciertas para argumentar que levantar ahora el pie del acelerador podría echar por la borda años de trabajo que han consumido gran parte de la potencia de fuego del BCE, mostró un sondeo de Reuters entre analistas.

Pero Draghi sí podría reconocer el sólido impulso de crecimiento de la zona euro, el aumento de la confianza del consumidor y empresarial y un riesgo político menor después de que el político centrista Emmanuel Macron terminó primero en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas.

"El BCE probablemente reconocerá una mejora adicional en el balance de riesgos al apuntar unos riesgos al alza para el crecimiento", dijeron economistas de Societe Generale.

"Pero probablemente no se esperan cambios materiales en su declaración y sólo esperamos que los riesgos a mediano plazo se describan como equilibrados en junio", dijeron.

El optimismo moderado llegaría tras años de estímulos extraordinarios cuyas consecuencias a largo plazo siguen sin estar probadas.

Tras cuatro años consecutivos de inflación por debajo de su objetivo del 2 por ciento, el BCE está comprando 60.000 millones de euros mensuales en bonos al menos hasta finales de año y planea mantener las tasas de interés en territorio negativo hasta mucho después.

Pero el crecimiento económico está en su mejor racha desde que comenzó la crisis financiera global, la inflación está por encima del 1 por ciento y el arsenal del BCE casi se ha agotado, lo que lleva a algunos funcionarios a hacer llamamientos para comenzar a trazar un camino de salida.

(Editado por Catherine Evans y John Stonestreet. Traducido por la Redacción de Madrid; editado por Carlos Aliaga vía Mesa Santiago)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters