Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dando su testimonio frente a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo en Bruselas, feb 6, 2017. El repunte económico de la zona euro se está fortaleciendo pero todavía requiere estímulo, por lo que el Banco Central Europeo (BCE) no está listo para retirar el respaldo, dijo el lunes el presidente de la entidad financiera regional, Mario Draghi, ante el comité de asuntos económicos del Parlamento Europeo. REUTERS/Yves Herman

(reuters_tickers)

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo no ajustará su política monetaria para contener una aceleración de la inflación porque la considera temporal, ya que se debe mayormente al aumento de los precios de la energía, dijo el lunes el jefe del organismo, Mario Draghi, al ignorar los llamados para que el BCE reduzca los estímulos económicos.

El repunte económico de la zona euro está tomando impulso pero el mercado laboral sigue inactivo, el crecimiento de la productividad es débil y los riesgos permanecen levemente inclinados a la baja, por lo que se requiere la continúa ayuda del BCE, dijo Draghi ante la comisión de asuntos económicos del Parlamento Europeo.

Luego de que la inflación avanzara el mes pasado hasta acercarse a la meta del BCE, se incrementaron los llamados -especialmente desde Alemania- para que el banco central empiece a retirar los estímulos de su programa de compras de activos por 2,3 billones de euros, que han mantenido los costos de endeudamiento en mínimos históricos durante años.

En un mensaje similar al de Peter Praet, el economista jefe del BCE, Draghi dijo que el banco central no reaccionaría a las oscilaciones temporales y de corto plazo de los datos de inflación, lo que sugiere que no se contempla una reducción gradual de los estímulos en el futuro.

"El apoyo de nuestras medidas de política monetaria aún es necesario para que las tasas de inflación converjan hacia nuestro objetivo con suficiente confianza y de manera sostenida", dijo Draghi.

"Nuestra estrategia de política monetaria establece que no deberíamos reaccionar a datos aislados y avances de corto plazo en la inflación (...) Seguimos observando los cambios en la inflación (armonizada) si creemos que no afectan de manera sostenida el panorama a mediano plazo de la estabilidad de precios", precisó Draghi.

Las compras de activos del BCE disminuirán a partir de abril, pero el programa continuará al menos hasta fines de este año.

La inflación de la zona euro llegó a 1,8 por ciento en enero y es posible que exceda la meta del 2 por ciento del BCE en los próximos meses, lo que aumentará la resistencia de Alemania -la mayor economía del bloque- a las políticas del BCE de ofrecer dinero a bajo costo.

(Reporte de Balazs Koranyi; Editado en español por Ana Laura Mitidieri/Marion Giraldo)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters