Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ejército sirio y sus aliados hicieron un rápido avance el sábado y domingo hacia áreas controladas por el Estado Islámico en el noroeste de Siria, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, mientras el grupo yihadista se retiraba tras perder el jueves la ciudad de al-Bab ante rebeldes apoyados por Turquía. En la imagen, una vista geberal de la ciudad de al-Bab, Siria, el 2 de febrero de 2017. REUTERS/Khalil Ashawi

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - El ejército sirio y sus aliados hicieron un rápido avance el sábado y domingo hacia áreas controladas por el Estado Islámico en el noroeste de Siria, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, mientras el grupo yihadista se retiraba tras perder el jueves la ciudad de al-Bab ante rebeldes apoyados por Turquía.

El avance hacia el este en un área sur de al-Bab ha ampliado el control del Ejército sirio en 14 localidades y se ha colocado a menos de 25 kilómetros del lago el-Asad, el tramo del Eúfrates sobre la presa de Tabaqah.

El área que controla el Estado Islámico en el noroeste de Siria ha sido dividida durante los últimos meses por los sucesivos avances de tres fuerzas rivales diferentes: los grupos sirios kurdos apoyados por Estados Unidos, los rebeldes apoyados por Turquía y el Ejército.

Al ganar territorio al Estado Islámico en el sur de al-Bab, el Ejército evita cualquier movimiento de Turquía y de grupos rebeldes a los que apoya en su expansión hacia el sur, y se está acercando a retomar el control de los suministros de agua a Alepo.

Los combates en el área continuaban mientras el Ejército y sus aliados avanzan, dijo el sábado el Observatorio, que tiene su sede en Reino Unido.

La derrota del Estado de al-Bab después de semanas de duros combates callejeros supone la salida efectiva del grupo del noroeste de Siria, que fue uno de sus más temidos bastiones, y un área de importancia por su localización respecto a la frontera con Turquía.

Los avances estables desde 2015 de las Fuerzas Democráticas Sirias, la alianza liderada por los kurdos de grupos armados, había ya alejado mucho al Estado Islámico de la frontera desde mediados del año pasado y desde entonces ha amenazado su bastión en Raqa.

La entrada de Turquía en la guerra civil siria con la campaña Escudo del Eúfrates en apoyo a grupos rebeldes que combatían bajo la alianza Ejército de Liberación Siria pretendía tanto alejar al Estado Islámico de la frontera como frenar la expansión kurda allí.

Reuters