Navigation

El Estado Islámico mata al menos 500 yazidís en Irak

Gente desplazada de la secta minoritaria yazidí, huyendo de la violencia en el pueblo iraquí de Sinjar al oeste de Mosul, se refugian en la provincia de Dohuk. 7 agosto, 2014. Los militantes del Estado Islámico han matado al menos a 500 miembros de la minoría religiosa yazidí en el norte de Irak, enterrando a algunas de sus víctimas con vida y secuestrando a cientos de mujeres, dijo un ministro del gobierno de Bagdad el domingo. REUTERS/Ari Jalal reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 10 agosto 2014 - 13:22

Por Ahmed Rasheed

BAGDAD (Reuters) - Los militantes del Estado Islámico han matado al menos a 500 miembros de la minoría religiosa yazidí en el norte de Irak, enterrando a algunas de sus víctimas con vida y secuestrando a cientos de mujeres, dijo un ministro del gobierno de Bagdad el domingo.

El avance de los insurgentes en el norte de Irak ha obligado a decenas de miles de personas a refugiarse, amenazando con llegar a la capital de la región autónoma kurda y provocando los primeros ataques aéreos estadounidenses en la zona desde que Washington retiró sus tropas de Irak en 2011.

El ministro iraquí de Derechos Humanos, Mohammed Shia al-Sudani, dijo a Reuters que tenía pruebas de que los militantes sunitas habían arrojado a los yazidís asesinados en fosas comunes y que había mujeres y niños entre los que fueron enterrados con vida. Cerca de 300 mujeres habían sido obligadas a la esclavitud, dijo.

El presidente Barack Obama dijo el sábado que los ataques aéreos estadounidenses habían destruido armas que el Estado islámico podría haber usado contra los kurdos iraquíes, pero advirtió que no había ninguna solución rápida para la crisis que amenaza con dividir el país.

Aviones militares estadounidense repartieron también ayuda humanitaria para decenas de miles de yazidís que estaban huyendo de los insurgentes, que les habían ordenado a convertirse al Islam el domingo o morir.

Sudani dijo que las noticias de los asesinatos había venido de personas que habían escapado de la Sinjar, la antigua patria de los yazidís y una de las ciudades capturadas por los militantes sunitas que ven a la comunidad como "adoradores del diablo".

(Escrito por Michael Georgy; Traducido por Robert Hetz)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.