Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Papa Francisco dirige una misa por el inicio del periodo de Cuaresma en la Basílica de Santa Sabina en Roma. Foto de archivo. REUTERS/Tony Gentile El pontífice instó el domingo a los fieles a llevar y leer la Biblia con tanta dedicación como hacen con el teléfono móvil.

(reuters_tickers)

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El Papa Francisco instó el domingo a los fieles a llevar y leer la Biblia con tanta dedicación como hacen con el teléfono móvil.

En su alocución a los fieles reunidos en una mañana lluviosa en la plaza de San Pedro de Roma, el pontífice de 80 años preguntó: "¿Qué ocurriría si tratáramos la Biblia como a nuestros teléfonos móviles?".

Continuó: "¿Si nos diéramos la vuelta para recuperarla cuando nos la olvidamos? ¿Si leyéramos los mensajes de Dios en la Biblia como leemos los mensajes en los teléfonos móviles?".

Francisco calificó la comparación de "paradójica" y dijo que pretendía ser una fuente de reflexión, añadiendo que la lectura de la Biblia ayudaría a la gente a combatir las tentaciones en el día a día.

El Papa posa habitualmente para "selfies" con peregrinos que acuden a sus audiencias semanales con sus móviles, mientras que su cuenta en Twitter, en español e inglés, tiene más de 23 millones de seguidores.

Francisco calificó el año pasado internet, las redes sociales y los mensajes de texto como "un regalo de Dios" si se empleaban de forma inteligente.

"No es la tecnología la que determina si la comunicación es o no auténtica, sino el corazón humano y nuestra capacidad para usar con sabiduría los medios a nuestra disposición", dijo.

Pero en 2015, Francisco dijo a una joven que le avergonzaba admitir que no sabía usar computadoras y era un "desastre" total con la tecnología. También ha dicho que los teléfonos móviles deberían quedar fuera de las cenas familiares y que los niños no deberían tener ordenadores en su habitación.

(Reporte de Steve Scherer. Editado en español por Marion Giraldo e Inmaculada Sanz)

Reuters