Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Haití, Jovenel Moise, tomando juramento al mando del Gobierno en Puerto Príncipe, feb 7, 2017. El empresario Jovenel Moise tomo posesión el martes como nuevo presidente de Haití, con lo que puso fin a un estancamiento político que duró más de un año, junto a su promesa de crear miles de nuevos empleos. REUTERS/Andres Martinez Casares

(reuters_tickers)

Por Joseph Guyler Delva y Makini Brice

PUERTO PRÍNCIPE (Reuters) - El empresario Jovenel Moise tomo posesión el martes como nuevo presidente de Haití, con lo que puso fin a un estancamiento político que duró más de un año, junto a su promesa de crear miles de nuevos empleos.

Moise, un exportador de bananas que recibe a una vacilante economía y a una población dividida, fue juramentado en una ceremonia en la capital, Puerto Príncipe, para luego dar un paseo alrededor del museo nacional.

En enero, Moise fue declarado como ganador de una elección que inicialmente tuvo lugar en 2015, pero que posteriormente tuvo que ser repetida más de un año después por acusaciones de fraude electoral.

De ese modo, reemplaza a Michel Martelly, que salió del cargo en febrero de 2016 sin un sucesor elegido. Desde entonces el país ha sido dirigido por un Gobierno de transición.

Moise prometió que creará miles de empleos al desgravar de impuestos a ciertos bienes manufactureros livianos y estimular a la industria textil, un importante empleador que responde por la mayor parte de las ganancias de las exportaciones nacionales haitianas.

En una entrevista con Reuters el mes pasado, Moise dijo que cree que la experiencia en los negocios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le daría una mejor posición para las relaciones bilaterales, dado que ambos comparten un pasado como empresarios.

Haití, el país más pobre en el hemisferio occidental, aún se recupera de los estragos del huracán Matthew de octubre pasado, que mató hasta a 1.000 personas y dejó a 1,4 millones necesitados de ayuda humanitaria.

El país de unos 10,6 millones de personas, que comparte la isla La Española con República Dominicana, también aún se recupera de un poderoso sismo en 2010, y el número de haitianos que intentan entrar a Estados Unidos a través de México aumentó con fuerza el último año.

La oposición haitiana acusó a Moise de lavado de dinero, que él rechaza como denuncias sin sustento y originadas por motivos políticos. Sin embargo, el caso aún está bajo investigación y, en su calidad de presidente, Moise estará inmune a algunos procedimientos criminales.

(Editado en español por Patricio Abusleme)

Reuters