Reuters internacional

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofrece una declaración sobre los ataques con misiles que ordenó contra una base aérea siria en su propiedad de Mar-a-Lago en West Palm Beach, Florida, Estados Unidos, 6 de abril del 2017. El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el jueves que ordenó ataques con misiles contra un campo de aviación en Siria desde donde se lanzó un ataque con armas químicas, y declaró que actuó en el "interés de la seguridad nacional" de su país contra el presidente sirio, Bashar al-Assad. REUTERS/Carlos Barria

(reuters_tickers)

Por Phil Stewart y Steve Holland

WASHINGTON/PALM BEACH, EEUU (Reuters) - El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el jueves que ordenó ataques con misiles contra un campo de aviación en Siria desde donde se lanzó un ataque mortal con armas químicas, y declaró que actuó por el "interés de la seguridad nacional" de su país contra el presidente sirio, Bashar al-Assad.

En una escalada del rol de Washington en Siria, dos buques de guerra estadounidenses dispararon decenas de misiles crucero desde el este del Mar Mediterráneo contra la base aérea controlada por las fuerzas de Assad, en respuesta al ataque con gas venenoso del martes en una zona controlada por los rebeldes, dijeron funcionarios.

Frente a su mayor crisis de política exterior desde que asumió el cargo en enero, Trump adoptó la acción más severa de Estados Unidos en los seis años de guerra civil en Siria, lo que aumenta el riesgo de una confrontación con Rusia e Irán, que apoyan militarmente a Assad.

Funcionarios estadounidenses insistieron en que las fuerzas rusas fueron informadas por anticipado del lanzamiento de misiles y que no hubo un ataque contra las secciones de la base donde los rusos estaban presentes. Pero dijeron que el Gobierno de Trump no buscó la aprobación de Moscú.

"Años de intentos previos por cambiar el comportamiento de Assad han fracasado y fracasado de manera muy dramática", dijo Trump de su residencia de Mar-a-Lago, donde asiste a una cumbre con el presidente de China, Xi Jinping.

Trump ordenó los ataques sólo un día después de que responsabilizó a Assad por el ataque químico de esta semana en el que murieron al menos 70 personas, muchas de ellos niños, en la ciudad siria de Khan Sheikhoun. El Gobierno sirio ha negado estar detrás de esa incursión.

Cincuenta y nueve misiles Tomahawk fueron lanzados desde el USS Porter y el USS Ross cerca de las 20.40 hora del este (0040 GMT del viernes), y alcanzaron varios objetivos -incluyendo la pista de aterrizaje, aeronaves y estaciones de combustible- en la base aérea de Shayrat, que el Pentágono dice fue utilizada para almacenar armas químicas.

Los ataques llevaron a una búsqueda de la seguridad en los mercados financieros globales, lo que hizo que los rendimientos de los más bonos del Tesoro estadounidense cedieran a su nivel más bajo desde noviembre.

Las bolsas se debilitaban en Asia y los futuros de las acciones estadounidenses retrocedían, lo que sugiere que Wall Street abrirá en baja el viernes. Los precios del petróleo y el oro se fortalecían y el dólar caía frente al yen japonés.

La televisión estatal siria dijo que "la agresión estadounidense" tuvo como blanco una base militar siria con un número de misiles y citó a una fuente militar que dijo que el ataque causó "pérdidas".

Trump dijo: "Esta noche ordené un ataque militar selectivo contra el campo de aviación en Siria desde donde se lanzó el ataque químico". El mandatario declaró que "es en el interés vital de la seguridad nacional de Estados Unidos prevenir y disuadir la difusión y el uso de armas químicas mortales".

"No puede haber ninguna duda de que Siria utilizó armas químicas prohibidas, violó sus obligaciones bajo la convención sobre armas químicas e ignoró la exhortación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", agregó.

(Reporte adicional de Phil Stewart, Idrees Ali, Yara Bayoumy, Jonathan Landay, John Walcott, Lesley Wroughton, Patricia Zengerle, David Brunnstrom y Matt Spetalnick en Washington y Megan Davies en Nueva York, escrito por Matt Spetalnick y Jeff Mason. Editado en español por Carlos Aliaga)

Reuters

 Reuters internacional