Por Marina Lammertyn

BUENOS AIRES, 25 oct (Reuters) - Alberto Fernández lanzó su candidatura en mayo de este año. Tres meses después arrasó en las elecciones primarias contra Macri, sorprendiendo a los habitantes, las empresas y los mercados. A dos días de los comicios generales, estas fueron las palabras que marcaron su campaña presidencial.

DEUDA EXTERNA Y EL FMI

Cuando se conoció su candidatura, una de las preguntas que se hicieron los inversores fue si Fernández, con una ideología de centro-izquierda, pagaría la deuda de 57 millones de dólares que tomó Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Haremos lo que siempre hicimos, que es cumplir y honrar las deudas, pero no nos pidan que lo hagamos a costa de más deterioro de nuestra gente", expresó a principios de septiembre en una conferencia dentro del parlamento de España.

Con esta última afirmación se refiere, como dijo más adelante, a una negociación de los plazos de pago como lo hizo Uruguay en 2003, con diferimiento de los plazos pero sin quita.

"Por las condiciones internacionales no va a ser difícil hacer algo parecido a lo que hizo Uruguay, lo he hablado con inversores internacionales", aseguró en una disertación en Córdoba.

Además, denunció en varias oportunidades, inclusive en el debate presidencial, que el dinero del FMI fue utilizado por el actual presidente, Mauricio Macri para fugar 30 millones de dólares y que el organismo internacional también fue responsable.

"Quienes han generado esta crisis, el Gobierno y el FMI, tienen la responsabilidad de poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina", acusó el Frente de Todos en un comunicado tras la reunión del candidato con los enviados del FMI en agosto.

Tanto Mauricio Macri como el FMI negaron estas acusaciones.

REACTIVAR LA ECONOMÍA: CAMPO, CONSUMO Y EXPORTACIONES

Gran parte de su campaña, además, consistió en criticar la crisis económica que comenzó en el 2018 y la constante aceleración de la inflación, y por tanto, el crecimiento de la pobreza en el gobierno de Macri.

"El presidente está preocupado porque levanto mi (dedo) índice al hablar. Pero hay índices que le arruinan la vida a la gente y condenan a millones a la pobreza", dijo en un tuit luego del debate, donde varios medios locales hablaron de cómo Fernández apuntaba con el dedo al presidente cada vez que lo mencionaba.

Aunque la crisis estaba instalada, luego de las elecciones primarias donde Fernández salió ganador por más de 15 puntos de diferencia, el dólar se disparó por el derrumbe de los mercados.

Macri, en una conferencia de prensa al día siguiente de esos comicios, aseveró que fue culpa de la victoria de Fernández y sus posibles medidas restrictivas de la economía que los inversores se hayan asustado.

Fernández, en cambio, acusó al Banco Central de dejar correr el dólar a propósito. "Espero que (si gano las elecciones) no se vuelva enojar Macri y llame al Banco Central para que liberen el dólar", dijo en una conferencia de prensa este lunes.

En reiteradas ocasiones afirmó que todo el plan económico de Macri ha fallado por su política de achicar el consumo para bajar la inflación.

“La economía argentina es una economía que consume el 70% de lo que se produce. Cuando usted afecta el consumo, la producción se cae, y cuando se cae la producción cae el empleo y cuando se expande el desempleo, afecta la pobreza", expresó en una entrevista con un medio local.

"Entonces lo primero que tenemos que hacer es promover el consumo y, además volver a ser exportadores”, agregó.

En agosto, el candidato fue a la ciudad de Rosario para entablar relación con el sector rural del país, preocupado por su relación con la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, quien impuso duras retenciones al sector. Allí afirmó: "Se cometieron errores en el pasado que jamás volveremos a cometer".

"Junto a los hombres y las mujeres de nuestro campo vamos a volver a poner a la Argentina de pie", publicó en un tuit en septiembre, el día del agricultor.

ENERGÍA Y VACA MUERTA

“No tiene sentido tener petróleo si para sacarlo hay que dejar que las multinacionales se lo vengan a llevar. Mi mayor problema es ver cómo generamos riqueza en Argentina y para Argentina”, había advertido el candidato en una ronda de preguntas con periodistas en España a principios de septiembre.

Esta frase causó repercusión en distintos sectores del país, por la posible tendencia a la nacionalización de los recursos que podría dejar fuera a los inversores extranjeros.

“No estoy contra las multinacionales del petróleo. Lo que digo es que uno termina acudiendo a ellas cuando no es capaz de desarrollar su propia tecnología para extraer petróleo”, aclaró una semana después en un congreso empresarial en Neuquén, en la Patagonia argentina.

Allí, propuso un proyecto de ley para poner a Vaca Muerta y otras formaciones no convencionales "en pie de igualdad tributaria y regulatoria con Permian y Marcellus" otorgándoles además atributos para poder tener dólares fuera del país a pesar del cepo.

"CRISTINA ES UNA AMIGA"

Fue la expresidenta peronista, Cristina Fernández de Kirchner, quien le ofreció la candidatura a Alberto Fernández en mayo, cuando todos creían que ella competiría contra Macri por el puesto.

"Creo que Cristina tiene una enorme distorsión sobre la realidad. Si Cristina revisa las cosas que dijo, debería rectificarse", había criticado el exjefe de gabinete y actual candidato a presidente de su candidata a vicepresidenta en el 2015.

"Llegó a decir que Alemania estaba peor que nosotros en materia de pobreza. Sostuvo hasta el final que el cepo no existía y que la inflación no es importante. Eso es negación, es una negación terca, por momentos absurda", agregó en entrevista con un programa de televisión argentino.

Más de estas críticas y diferencias publicó en su cuenta de Twitter los últimos años del segundo mandato de Fernández de Kirchner, luego de haber renunciado a su puesto como funcionario.

"Yo fui muy crítico del gobierno de Cristina, muchas de las cuales siguen hasta el día de hoy. Durante muchos años nos enfrentamos por cuestiones políticas", aclaró ante las preguntas sobre su relación con la exmandataria en una entrevista a fines de septiembre.

"Cristina es una amiga. Conocemos nuestras diferencias e igual nos apreciamos y respetamos", agregó.

Aunque estuvieron haciendo campaña por separado durante casi todo el trayecto electoral, en el festejo por el Día de la Lealtad peronista en la provincia de La Pampa se subieron al escenario juntos y Fernández expresó: "Cristina y yo, somos lo mismo".

"DYLAN"

"Alberto es mi mejor amigo. Últimamente nos vemos menos porque está muy ocupado. Pero cuando vuelve pasamos muchas horas juntos para compensar", escribe "Dylan" en su cuenta junto a un video en el que aparece jugando con Alberto Fernández.

Dylan, el perro collie del candidato cuenta con más de 75 mil seguidores en Instagram. Generó una comunidad de personas que lo siguen, le comentan y le comparten fotos con sus mascotas.

Fernández lo saca a pasear todas las mañanas y los periodistas suelen encontrarlo cuando sale con él: "Tengo que pasearlo sí o sí, él no sabe que hay elecciones", comentó a la prensa la mañana de las PASO antes de ir a votar.

Además el candidato tiene un único hijo llamado Estanislao Fernández, quien además de trabajar en una compañía de seguros y estudiar diseño es un personaje reconocido en el mundo 'drag queen'.

"Yo tengo orgullo de mi hijo, ¿cómo no voy a estar orgulloso?", dijo Alberto Fernández en una entrevista. "Mi hijo es un militante de los derechos de esa comunidad. Me preocuparía si mi hijo fuera un delincuente, pero es un gran hombre", concluyó.

(Reporte de Marina Lammertyn, Editado por Maximilian Heath/Juana Casas)

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes