Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los sospechosos de haber realizado el atentado más mortífero en España en más de una década eran todos hombres jóvenes que iban al colegio y jugaban al fútbol juntos, y se saltaban las oraciones en la mezquita local para pasar el rato en el bar. En la imagen, un mosso d'Esquadra armado monta guardia en un control de seguridad en Ripoll, en el norte de Barcelona, el 19 de agosto, 2017. REUTERS/Susana Vera

(reuters_tickers)

Por Angus Berwick

RIPOLL, España (Reuters) - Los sospechosos de haber realizado el atentado más mortífero en España en más de una década eran todos hombres jóvenes que iban al colegio y jugaban al fútbol juntos, y se saltaban las oraciones en la mezquita local para pasar el rato en el bar.

Los vecinos que los vieron crecer en el tranquilo pueblo de montaña de Ripoll, al pie de los Pirineos y rodeado de colinas boscosas, dijeron que los jóvenes no mostraban señales de radicalización.

Uno de los más jóvenes, Moussa Oukabir, de 17 años, solía ayudar a uno de sus vecinos a sacar la basura.

"Eran chicos normales, venían pocas veces a rezar. No hemos pensado nunca que podría pasar esto", dijo el jefe de la asociación islámica de Ripoll, Ali Yassine. "Si yo hubiera notado algo raro, habría sido el primero en llamar a la policía", añadió.

Incluso antes del ataque de Barcelona, Cataluña ha sido un foco islamista en España, con más detenciones de supuestos yihadistas este año que en cualquier otra región. Pero al menos ocho de los sospechosos en Ripoll, emplazado a dos horas en automóvil desde Barcelona, pasaron desapercibidos y la policía ha dicho que ninguno estaba bajo vigilancia como combatientes extranjeros.

Otro nexo en las vidas de estos jóvenes era el imán local, Abdelbaki Es Satty. El dueño del inmueble que alquilaba dijo que el clérigo musulmán abandonó Ripoll dos días antes del ataque.

La policía abatió a tiros a Oukabir, junto con otros cuatro, durante el segundo ataque en la localidad costera de Cambrils. La policía ha detenido a tres personas en Ripoll, entre ellos el hermano de Moussa, Driss.

Los agentes todavía están buscando a al menos un sospechoso, Younes Abouyaaqoub, de 22 años, que se cree que fue el conductor que atropelló a la multitud en Las Ramblas, matando a 13 personas, aunque las autoridades todavía no lo han confirmado.

Los atacantes atropellaron a la gente en el famoso paseo del corazón turístico de Barcelona, dejando centenares de heridos sobre el suelo, antes de lanzar el segundo ataque en Cambrils, donde una mujer murió y seis personas resultaron heridas.

(Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Reuters