Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, que está recorriendo un un cuidadoso camino diplomático en sus paradas en Estados Unidos, visitó el sábado la sede de Twitter Inc y reactivó una vieja cuenta en el servicio de micromensajería. En la imagen, Tsai Ing-wen saliendo de un almuerzo en Burlingame, California, el 14 de enero de 2017. REUTERS/Stephen Lam

(reuters_tickers)

Por Jane Lanhee Lee

SAN FRANCISCO (Reuters) - La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, que está recorriendo un un cuidadoso camino diplomático en sus paradas en Estados Unidos, visitó el sábado la sede de Twitter Inc y reactivó una vieja cuenta en el servicio de micromensajería.

"He hecho una fantástica visita a la sede de @Twitter hoy. Gracias a @vijaya y su equipo por mostrárnosla", reza en inglés el primer tuit de su cuenta en más de dos años. Antes, la líder taiwanesa tuiteaba en chino.

Una fuente presente dijo que Tsai se reunió con la consejera general de Twitter, Vijaya Gadde, y que el consejero y cofundador de la empresa, Jack Dorsey, no estuvo presente.

En internet hay fotografías de la visita que muestran a la presidenta reactivando su presencia en el servicio de mensajería y posando ante el famoso selfi que tuiteó Ellen DeGeneres con varias grandes estrellas de Hollywood en los Oscars de 2014.

Tsai regresaba de una visita de una semana a Centroamérica. Pero fueron sus escalas en Estados Unidos las que despertaron más interés después de que el presidente electo Donald Trump dijese el mes pasado que reconsideraría la antigua política de "una sola China", por medio de la cual los Estados Unidos reconocen la postura china de que únicamente hay una China y que Taiwán es parte de ella.

Trump reiteró esa posibilidad en una entrevista con el Wall Street Journal el viernes a una semana de asumir el cargo. China respondió que el principio de "una China" era la base política no negociable de las relaciones entre China y Estados Unidos.

Trump recibió una llamada de felicitación de Tsai después de su victoria del 8 de noviembre, provocando la indignación de China, que cree que la líder taiwanesa quiere la independencia formal del continente.

Tsai hizo una escala en Houston los días 7 y 8 de enero antes de dirigirse a Centroamérica y llegó el viernes por la noche a San Francisco en su camino de regreso a casa.

No parece haberse reunido con ningún representante del equipo de Trump durante sus breves escalas en Estados Unidos. Pero el domingo pasado se reunió en Houston con el senador republicano Ted Cruz y el gobernador de Texas, Greg Abbott, provocó más ira en Beijing.

China había pedido a Estados Unidos que no permitiera que Tsai entrase o tuviese reuniones oficiales de gobierno bajo la política de una sola China.

Beijing considera que Taiwán es una provincia autónoma renegada que no puede tener relaciones de estado a estado. El tema es muy sensible para China.

Reuters