Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Tulio Medina, father of Eliannys Vivas, who died from diphtheria, puts clothes on a cot at his home in Pariaguan, Venezuela. 26 de enero 2017. Un viernes del mes pasado, a Eliannys Vivas, de 9 años, le empezó a doler la garganta en la lánguida localidad venezolana de Pariaguán, al este del país. REUTERS/Marco Bello

(reuters_tickers)

Por Alexandra Ulmer y María Ramírez

PARIAGUÁN, Venezuela (Reuters) - Un viernes del mes pasado, a Eliannys Vivas, de 9 años, le empezó a doler la garganta en la lánguida localidad venezolana de Pariaguán, al este del país.

Con el pasar de las horas el dolor empeoró y cinco días más tarde Eliannys falleció, probablemente víctima de la difteria, una infección bacteriana grave y mortal en hasta 10 de cada 100 casos y particularmente letal para los niños.

Décadas atrás, la difteria era una de las principales causas globales de muerte infantil, pero cada vez es menos letal debido a las vacunas y los avances médicos.

Pero en una Venezuela que sufre una grave escasez de medicinas y vacunas, la muerte de Eliannys, y un estallido más amplio de la enfermedad en el resto del país, muestran cuán vulnerable es la nación petrolera a los riesgos sanitarios.

La historia de Eliannys también es una de diagnósticos equivocados y desinformación, empeorada por el secretismo del Gobierno alrededor de la enfermedad: su familia nunca había oído hablar de la difteria y los médicos locales no lo sospecharon inmediatamente, a pesar de que la infección había afectado a cientos de personas a pocos kilómetros, en Bolívar.

Cuando Eliannys fue llevada a un hospital local, los médicos la nebulizaron varias veces pensando que tenía asma.

Pero la parlanchina niña -"un pequeño loro", según las palabras de su padre- se debilitó, por lo que los médicos la transfirieron a un hospital más grande una vez que una ambulancia estuvo disponible horas después.

En el hospital El Tigre ningún dispositivo para examinar gargantas está operativo desde hace tres años, así que nadie la controló adecuadamente, según un asistente de enfermería.

"Decían que era asma, asma, asma", recordó su madre, Jennifer Vivas. Mientras Eliannys luchaba por hablar, fue llevada a un tercer hospital y luego a un cuarto en el vecino estado de Bolívar.

Allí, los médicos descubrieron, con horror, que las membranas de la garganta de Eliannys estaban muy inflamadas, el síntoma clásico de la difteria.

Pero incluso ese hospital carecía del tratamiento adecuado para la infección, por lo que sólo recibió media dosis de antitoxinas y nada de penicilina -necesaria para eliminar la bacteria-, de acuerdo con un profesional médico que la trató.

Cuando las vías respiratorias de Eliannys se bloquearon, sufrió dos fallas cardíacas sucesivas y murió el 18 de enero.

"Si se hubiera pensado en el diagnóstico y puesto la antitoxina, hubiese tenido posibilidades de vida", dijo el profesional médico que la trató, quien solicitó el anonimato tras asegurar que el Gobierno prohibió a los médicos y enfermeros hacer declaraciones a los medios de comunicación.

LA DIFTERIA REGRESÓ

Venezuela controló la difteria en la década de 1990, pero reapareció en el estado selvático de Bolívar a mediados de 2016.

Al menos dos docenas de niños murieron el año pasado por este mal, dijeron médicos, y se cree que los casos se han extendido a un 25 por ciento de los estados del país.

La escasez de medicamentos y vacunas, la migración de médicos mal pagados y la abatida infraestructura han facilitado la propagación de enfermedades, dijeron asociaciones médicas.

Muchos venezolanos pobres y de clase media también se han vuelto más débiles porque ya no pueden ingerir tres comidas al día o bañarse regularmente debido a la escasez de productos, la reducción del suministro de agua y la inflación de tres dígitos.

El secretismo del Gobierno también ha agravado el problema.

"El hecho que la gente no sabe (de la difteria) trabaja a favor de la bacteria", dijo en Caracas el epidemiólogo Julio Castro, quien ha estado siguiendo el brote de difteria y mostró fotos de pacientes con gruesas membranas blancas en la garganta.

En octubre, el gobierno izquierdista de Nicolás Maduro dijo que no había casos probados de difteria en el país y reprendió públicamente a quienes intentaban difundir el "pánico".

Desde entonces, el Estado ha informado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 20 casos confirmados de difteria y cinco muertes, y subrayó que hay una gran campaña de vacunación en curso, pero aún no ha proporcionado un panorama nacional completo de los efectos de la enfermedad.

Los Ministerios de Información y Salud, así como el Instituto Venezolano de Seguridad Social (IVSS), encargado de algunos centros de distribución de medicamentos y hospitales, no respondieron a múltiples solicitudes de comentarios sobre el caso de Eliannys y la difteria en general.

El único país de la región con un número significativo de casos confirmados de difteria el año pasado fue Haití con 33, dijo la OMS en diciembre.

¿MÁS ENFERMEDADES EN CAMINO?

Los médicos creen que la difteria se propagó por primera vez desde las minas ilegales de oro en el estado de Bolívar, que está atrayendo a los venezolanos pobres en un país con un salario integral mensual de unos 30 dólares al tipo de cambio paralelo.

Luego de que la familia de Eliannys se vio obligada a empezar a saltarse la cena en diciembre, su padre, Tulio Medina, decidió trabajar en plantaciones de yuca y ñame en Bolívar, donde ganó más dinero, pero podría haber contraído la infección.

La enfermedad ya se ha extendido a la capital, Caracas, donde los médicos dicen que una madre de 32 años murió en 2016.

La Federación Farmacéutica de Venezuela estima que aproximadamente un 85 por ciento de los medicamentos no están disponibles en un momento determinado y, dado el escaso suministro de vacunas, los médicos se preparan para nuevos aumentos de enfermedades como malaria, neumonía y tuberculosis.

En Venezuela, la tasa de vacunación con la inmunización pentavalente, que protege a los niños de cinco infecciones incluida la difteria, cayó a 78 por ciento entre enero y noviembre de 2016, según cifras del Ministerio de Salud filtradas al ex ministro José Oletta y vistas por Reuters.

"Por el camino que vamos, vamos a ver más enfermedades, más muertos en los hospitales, mas médicos yéndose del país", dijo el pediatra Hugo Lezama, presidente del Colegio Médico de Venezuela, seccional Bolívar, en el sur del país.

"Y nosotros poniéndonos histéricos los que nos quedamos, tratando de hacer peripecias con nuestros pacientes para que no se mueran", agregó.

(Escrito por Diego Oré; Editado por Ana Laura Mitidieri)

Reuters