Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El alto de fuego acordado por Estados Unidos y Rusia para el suroeste de Siria entró en vigor el domingo a mediodía (9:00 GMT), el último intento internacional de pacificación en esta guerra que empezó hace seis años. En la foto, miembros del Ejército Libre Sirio en una habitación en Quneitra, el 8 de julio de 2017. REUTERS/Alaa Al-Faqir

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - El alto de fuego acordado por Estados Unidos y Rusia para el suroeste de Siria entró en vigor el domingo a mediodía (9:00 GMT), el último intento internacional de pacificación en esta guerra que empezó hace seis años.

Estados Unidos, Rusia y Jordania alcanzaron esta semana un acuerdo de cese de fuego y con el objetivo de despejar el camino para una tregua más amplia y más robusta.

El anuncio se produjo después de una reunión entre el presidente estadounidense Donald Trump y el presidente ruso Vladimir Putin en la cumbre del G20 en Alemania.

Varios treguas de paz se han desmoronado desde el inicio del conflicto y no está claro hasta dónde llega el compromiso de los combatientes -las fuerzas del gobierno sirio y los principales rebeldes del suroeste- para respetar el acuerdo.

Con el apoyo de la fuerza aérea rusa y de las milicias respaldadas por Irán, el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad ha puesto a los rebeldes a la defensiva durante el último año. Las fuerzas rebeldes principalmente sunitas incluyen facciones yihadistas y otros grupos apoyados por Turquía, Estados Unidos y las monarquías del Golfo.

Las conversaciones anteriores entre los Estados Unidos y Rusia sobre una zona de contención del conflicto en el suroeste de Siria abarcaron la provincia de Deraa en la frontera con Jordania, y Quneitra, que limita con los Altos del Golán ocupados por Israel.

Un alto funcionario del Departamento de Estado involucrado en las conversaciones dijo que serían necesarias discusiones adicionales para decidir aspectos clave del acuerdo, incluyendo quién vigilará la implementación de la tregua.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que el acuerdo contempla "asegurar el acceso humanitario y establecer contactos entre la oposición en la región y un centro de control que se está estableciendo en la capital de Jordania".

El conflicto sirio, que tiene su origen en las protestas populares contra el gobierno de Assad en 2011, ha causado cientos de miles de muertos y ha desencadenado la peor crisis de refugiados en el mundo.

(Información de Ellen Francis, traducido por la redacción de Reuters en Madrid)

Reuters