Por Jessie Pang y James Pomfret

HONG KONG, 18 nov (Reuters) - La policía de Hong Kong utilizó el lunes balas de goma y gases lacrimógenos para frenar a los frenéticos manifestantes antigubernamentales que huían de una universidad donde se habían atrincherado cientos de personas con cócteles Molotov y otras armas caseras ante el temor a una represión sangrienta.

Decenas de personas, asfixiados por el gas lacrimógeno, trataron de escapar una y otra vez de la Universidad Politécnica después de una noche de caos en la ciudad gobernada por China durante la que se cortaron carreteras y se prendió fuego a un puente y un oficial de policía fue herido con una flecha.

Muchos manifestantes, vestidos con ropa normal y sin máscaras de gas, echaron a correr, esquivando botes de gas lacrimógeno y granadas de esponja, pero se vieron finalmente obligados a regresar.

Algunos fueron arrestados contra el suelo, mientras otros trataban de subir por encima de barricadas y vallas mientras la policía los apuntaba con armas y les golpeaba. Algunos volvieron a entrar al campus ayudados por otros manifestantes.

"Es posible que la policía no ataque el campus, pero parece que están intentando atrapar a las personas mientras intentan huir", dijo a Reuters el parlamentario demócrata Hui Chi-fung.

"No tiene buena pinta ahora. Podrían ser arrestados todos en el campus. Los parlamentarios y los gestores educativos han tratado de comunicarse con la policía pero han fracasado".

La policía estaba levantando barricadas para mantener a los manifestantes en un solo lugar.

Anteriormente, la policía instó a los manifestantes a "soltar sus armas" y marcharse.

"Hemos estado atrapados aquí demasiado tiempo. Necesitamos que todos los habitantes de Hong Kong sepan que necesitamos ayuda", dijo en el campus Dan, un manifestante de 19 años, mientras lloraba.

"No sé cuánto tiempo más podemos seguir así. Es posible que necesitemos ayuda internacional".

También había batallas campales en la cercana área comercial de Nathan Road, donde los activistas detuvieron el tráfico y obligaron a cerrar centros comerciales y tiendas.

Treinta y ocho personas resultaron heridas durante la noche del domingo, dijeron las autoridades hospitalarias de la ciudad. Testigos de Reuters vieron a algunos manifestantes con quemaduras por productos químicos disparados con los cañones de agua de la policía.

Estados Unidos condenó el "uso injustificado de la fuerza" en Hong Kong y pidió a Pekín que proteja la libertad de Hong Kong, dijo un alto cargo de la Administración del presidente Donald Trump.

Los manifestantes están indignados por la brutalidad con la que a su juicio ha actuado la policía y la supuesta injerencia de Pekín en las libertades garantizadas por la fórmula "un país, dos sistemas" que se puso en marcha cuando el territorio volvió a China en 1997.

China niega haber interferido en la excolonia y ha culpado a los países occidentales, entre ellos Reino Unido y los Estados Unidos, de avivar los problemas.

(Información de Marius Zaharia, James Pomfret, Josh Smith, Jessie Pang, Joyce Zhou, Donny Kwok, Anne Marie Roantree, Twinnie Siu, Greg Torode, Kate Lamb, Jennifer Hughes y Tom Lasseter en Hong Kong y Phil Stewart en Bangkok; escrito por Nick Macfie y Farah Master Edición por Stephen Coates, Robert Birsel; traducido por Tomás Cobos)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes